• signos
  • Es posible que la leucemia mieloide crónica empeore con el paso del tiempo a medida que aumenta la cantidad de mieloblastos en la sangre y la médula ósea, lo que puede producir fiebre, fatiga, sangrado fácil, anemia, infecciones, inflamación del bazo, dolor de huesos, u otros signos y síntomas. (cancer.gov)