• riesgo
  • El uso adecuado de cubrebocas puede ayudar a reducir el riesgo de contraer influenza, pero debe ir acompañado de otras medidas preventivas, tales como evitar el contacto cercano, higiene adecuada de las manos con un lavado frecuente, y evitar lo más posible el estar en lugares concurridos. (docplayer.es)
  • c) Cuando se quiere evitar contaminar ambientes estériles con aerosoles generados por cualquier persona, (sana, portadora sana o enferma) Estos ambientes pueden estar destinados a: terapia intensiva, quirófanos, laboratorios farmacéutica etc Los cubrebocas están diseñados para evitar que el generador introduzca al ambiente aerosoles con algún tipo de microorganismos y con diferente grado de riesgo dependiendo de su salud. (docplayer.es)
  • embargo
  • Estas mascarillas de tipo quirúrgico protegen la nariz y la boca de la persona, sin embargo, no hay estándares mínimos o métodos de evaluación estandarizados para la eficiencia de filtro de las mascarillas, y hay una gran variedad de eficiencias de los filtros entre las mascarillas disponibles porque el tamaño de poro no es uniforme y deja espacios grandes. (docplayer.es)
  • menos
  • Normas de la Association of Perioperative Registered Nurses AORN recomienda que las mascarillas quirúrgicas deberán filtrar partículas de por lo menos 0.3 μm para uso regular y de 0.1 μm para uso de láser (es decir, para proteger a la persona que las usan contra el humo del láser), o que tengan un 90 95% de eficacia de filtración bacteriana. (docplayer.es)
  • cantidad
  • 1.El virus entra al Organismo 2.Se aloja en las células virus 3.Comienza replicarse dentro de la Célula 4.Nuevos virus salen de las célula infectada 5.Infecta nuevas células repitiendo el proceso Al estornudar y al toser se pueden transmitir alrededor de 100 mil partículas del virus, también al hablar ocurre esto pero en menor cantidad. (docplayer.es)
  • El efecto que el producto químico tenga en cada caso depende de la cantidad a la que se haya expuesto la persona. (docplayer.es)
  • nariz
  • Los gérmenes se propagan cuando una persona toca algo que está contaminado con éstos, como por ejemplo una mesa, la chapa de una puerta o un escritorio, y después se toca sus ojos, su nariz o su boca. (docplayer.es)