• pueden ser
  • Usando grandes cantidades fluidos de sustitución (60 a 90 litros por tratamiento), las toxinas y los solutos pueden ser removidos del paciente, como por ejemplo la microglobulina beta 2, que es removida mucho más eficientemente con la hemofiltración que con la hemodiálisis. (wikipedia.org)