• perro
  • Lo primero que debemos recordar es que NUNCA debemos intentar calmar a nuestro perro acariciándolo o hablándole ya que a la larga, lo que conseguimos es que esta conducta se agrave, reforzando inadvertidamente los signos de ansiedad con caricias y abrazos. (com.es)
  • Puede ocurrir porque el perro tiene miedo, porque el juego violento escala hasta la agresión, porque se dispara la conducta predatoria del perro o por muchas otras causas más. (diestrosentrenamientocanino.com)
  • No debemos minorizar el grado de corrección a administra ya que tiene que ser lo sufrientemente amplia para que el cerebro del perro asocie la conducta predatoria con la aversión del castigo infligido. (blogspot.com)