Tumor que contiene racimos de vasos sanguíneos de paredes delgadas en proliferación; a menudo es doloroso. (Dorland, 28a ed)
Neoplasias localizadas en el espacio entre el PERIOSTIO vertebral y la DURA MADRE que rodea a la MÉDULA ESPINAL. Los tumores en esta localización son con mayor frecuencia de origen metastásico y pueden producir déficits neurológicos por el efecto de la masa sobre la médula espinal o sobre las raíces nerviosas o por interferir con el suministro de sangre a la médula espinal.
Espacio entre la duramadre y las paredes del canal vertebral.
Tumores y cáncer localizados en la columna vertebral.
La cavidad dentro de la COLUMNA VERTEBRAL a través del cual pasa la MÉDULA ESPINAL.
Un grupo de doce VERTEBRAS conectadas a las costillas que apoyan la región superior del tronco.
Tumor benigno compuesto por adipocitos.
Trastorno que se caracteriza por acumulación de grasa con localización anormal o en forma de tumor en los tejidos.
Enfermedad que se caracteriza por el crecimiento de masas no encapsuladas del TEJIDO ADIPOSO simétricamente depositados en el cuello, los hombros, u otros sitios en todo el cuerpo.
Obras que contienen artículos de información sobre temas de cualquier campo del conocimiento, generalmente presentadas en orden alfabético, o una obra similar limitada a un campo o tema en especial.
Neoplasia que se origina en las CÉLULAS DE SCHWANN de los nervios craneales, periféricos y autonómicos. Clínicamente, estos tumores pueden presentarse como una neuropatía craneal, tumor abdominal o de partes blandas, lesiones intracraneales, o con compresión de la médula espinal. Histológicamente, estos tumores son encapsulados, altamente vasculares, y están compuestos por un patrón homogéneo de células bifásicas en forma de huso que pueden tener apariencia de palizada.
Servicio de la NATIONAL LIBRARY OF MEDICINE para profesionales de la salud y público en general. Enlaza extensa información de los Institutos Nacionales de Salud y otras validadas fuentes de información sobre enfermedades y afecciones específicas.

Un angiolipoma es un tipo benigno (no canceroso) de tumor que se compone de grasa y vasos sanguíneos. Estos tumores suelen crecer justo bajo la piel, especialmente en el tronco o los brazos, aunque también pueden desarrollarse en otros órganos. Los angiolipomas son generalmente pequeños, tienen un tamaño de hasta 2 centímetros de diámetro, y suelen presentarse como nódulos blandos y móviles. Aunque la mayoría de los angiolipomas no causan síntomas, algunos pueden producir dolor si se encuentran en áreas donde hay muchos nervios o si se irritan fácilmente.

El tratamiento de un angiolipoma generalmente no es necesario a menos que cause molestias o problemas estéticos. Si es necesario, el tratamiento suele consistir en la extirpación quirúrgica del tumor. Los angiolipomas rara vez vuelven a crecer después de ser extirpados. Aunque los angiolipomas son benignos, se recomienda que cualquier bulto o masa cutánea nueva o cambiante sea evaluada por un médico para descartar otras afecciones más graves.

Las neoplasias epidurales se refieren a tumores o crecimientos anormales que se desarrollan en el espacio epidural, que es la zona situada entre la duramadre (la cubierta externa más dura del sistema nervioso central) y el hueso de la columna vertebral. Este espacio contiene tejido graso, vasos sanguíneos y nervios raquídeos.

Las neoplasias epidurales pueden ser benignas (no cancerosas) o malignas (cancerosas). Los tumores benignos suelen crecer más lentamente y raramente se diseminan a otras partes del cuerpo, mientras que los tumores malignos tienden a crecer y extenderse más rápidamente.

Estas neoplasias pueden originarse en el espacio epidural (tumores primarios) o propagarse desde otros lugares del cuerpo (metástasis). Las metástasis epidurales son mucho más comunes que los tumores primarios y suelen provenir de cánceres de mama, pulmón, próstata y riñón.

Los síntomas de las neoplasias epidurales dependen de la localización y el tamaño del tumor. Pueden incluir dolor de espalda, debilidad muscular, entumecimiento o hormigueo en las extremidades, pérdida de control de esfínteres y dificultad para caminar o mantener el equilibrio. El tratamiento puede involucrar cirugía, radioterapia, quimioterapia u otros procedimientos dirigidos a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente.

El espacio epidural, en términos médicos, se refiere al área situada entre la duramadre (la membrana externa más interna que rodea el sistema nervioso central) y el tejido conectivo fibroso que forma el revestimiento de la columna vertebral. Este espacio contiene grasa, vasos sanguíneos y nervios raquídeos. Es un espacio potencialmente utilizable para procedimientos médicos como anestesia epidural o inyecciones epidurales de esteroides, ya que los medicamentos administrados en este espacio pueden difundirse a lo largo del canal espinal y aliviar el dolor en áreas amplias del cuerpo.

Las neoplasias de la columna vertebral se refieren a crecimientos anormales y no controlados de tejido en la columna vertebral. Estos tumores pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Los tumores benignos raramente se diseminan a otras partes del cuerpo y su crecimiento suele ser más lento, mientras que los tumores malignos pueden invadir los tejidos circundantes y tienen una mayor probabilidad de diseminarse o metastatizar.

Las neoplasias de la columna vertebral se clasifican según su localización anatómica como extradurales (fuera del duramadre, la membrana más externa que rodea la médula espinal), intradurales-extramedulares (entre las meninges o membranas que rodean la médula espinal pero fuera de la sustancia gris y blanca de la médula espinal) e intramedulares (dentro de la sustancia gris y blanca de la médula espinal).

Los síntomas varían dependiendo de la localización y el tipo del tumor, pero pueden incluir dolor de espalda, debilidad muscular, rigidez, pérdida de sensibilidad, problemas de control de esfínteres o parálisis. El tratamiento puede incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia o una combinación de estos. La elección del tratamiento depende del tipo y la etapa del tumor, la edad y el estado de salud general del paciente.

El conducto vertebral es una estructura anatómica que se encuentra en la columna vertebral. Se forma por los agujeros posteriores de cada vértebra, que se alinean para formar un canal a lo largo de la columna.

Este conducto protege la médula espinal y las raíces nerviosas que salen de ella. La pared del conducto vertebral está formada por los cuerpos vertebrales, los arcos vertebrales y los ligamentos que conectan las vértebras.

La integridad estructural del conducto vertebral es importante para la protección de la médula espinal y el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Lesiones, enfermedades degenerativas o anomalías congénitas pueden afectar al conducto vertebral y causar diversos problemas de salud, como dolor de espalda, ciática, debilidad muscular o pérdida de sensibilidad.

Las vértebras torácicas son doce vértebras situadas en la parte media y superior de la columna vertebral, entre las vértebras cervicales y lumbares. Numeradas del T1 al T12, cada vértebra torácica tiene un cuerpo vertebral anterior, un arco neural posterior y varios procesos.

Las características distintivas de las vértebras torácicas incluyen:

1. Cuerpos vertebrales: Son los segmentos más grandes y robustos de cada vértebra. Su forma es ovalada, con el eje mayor orientado verticalmente. Los cuerpos vertebrales de las vértebras torácicas son más anchos que altos y presentan una superficie articular anterior y posterior para la unión con las vértebras adyacentes.

2. Arco neural: Es la parte posterior de cada vértebra, formada por varias partes óseas: el pedículo, el lámina, los procesos articulares superiores e inferiores y los processus spinosi.

- Pedículos: Son segmentos cortos y robustos que conectan el cuerpo vertebral con la lámina.

- Láminas: Se unen a los pedículos para formar el techo del canal espinal, donde se encuentran las meninges y la médula espinal.

- Processus articulares superiores e inferiores: Son pequeñas protuberancias que conectan las láminas y sirven como puntos de unión para los ligamentos y músculos circundantes. También participan en la formación de las articulaciones facetarias entre vértebras adyacentes.

- Processus spinosi: Son extensiones dorsales del arco neural, que se unen para formar una columna ósea central a lo largo de la columna vertebral. Los processus spinosi de las vértebras torácicas son generalmente cortos y bajos, mientras que los de las vértebras lumbares son más largos y prominentes.

- Foramen vertebrale: Es un orificio situado entre el pedículo y la lámina de cada lado del arco neural. A través de este foramen pasan las raíces nerviosas espinales y los vasos sanguíneos que irrigan los tejidos circundantes.

- Foramen intervertebrale: Es el espacio existente entre dos vértebras adyacentes, a través del cual discurre la raíz nerviosa espinal y los vasos sanguíneos correspondientes. Está limitado por los processus articulares superiores e inferiores de las vértebras y el ligamento amarillo, que previene su colapso durante la flexión y extensión de la columna vertebral.

Las vértebras torácicas tienen una forma distintiva, con un cuerpo vertebral más pequeño y plano en comparación con las vértebras lumbares o cervicales. Además, presentan dos apófisis costales a cada lado del cuerpo vertebral, que sirven como puntos de inserción para los músculos intercostales y ayudan a estabilizar la columna vertebral durante la respiración.

Las vértebras torácicas también tienen un proceso espinoso más corto y menos prominente que las vértebras lumbares, lo que les confiere una apariencia generalmente más pequeña y menos robusta. Estas características estructurales se adaptan a la función principal de la columna torácica, que es proporcionar soporte y protección a los órganos internos del tórax, como el corazón y los pulmones.

En resumen, las vértebras torácicas son un componente importante de la columna vertebral, que desempeñan un papel crucial en el soporte y la protección de los órganos internos del tórax. Su estructura única, con un cuerpo vertebral más pequeño, apófisis costales y procesos espinosos menos prominentes, se adapta a las demandas funcionales específicas de la región torácica del cuerpo.

Un lipoma es un tipo común de tumor benigno (no canceroso) que se origina en las células grasas (adipocitos). Por lo general, crece lentamente y se presenta como una masa blanda o gelatinosa debajo de la piel. La mayoría de los lipomas se encuentran justo debajo de la superficie de la piel, pero pueden ocurrir en otras partes del cuerpo, incluyendo el tejido conectivo profundo entre los músculos y los órganos internos.

Los lipomas suelen ser indoloros, aunque pueden causar molestias si están ubicados en un área donde se ejerce presión al moverse o durante ciertas actividades. La mayoría de los lipomas no requieren tratamiento a menos que causean dolor, incomodidad o crecen rápidamente. El tratamiento generalmente involucra la extirpación quirúrgica o la eliminación por medio de una liposucción asistida por agujas.

Es importante tener en cuenta que aunque los lipomas son benignos, existen otros tipos de tumores grasos que pueden ser cancerosos (liposarcoma), por lo que siempre se recomienda consultar a un médico si se sospecha la presencia de un bulto o tumor en el cuerpo.

La lipomatosis es un trastorno benigno que involucra el crecimiento excesivo de tejido adiposo o grasa en el cuerpo. A diferencia de un lipoma, que es un tumor graso benigno individual, la lipomatosis se caracteriza por la presencia de múltiples lipomas dispersos en una región específica del cuerpo o en varias partes del cuerpo. Estas masas de tejido graso pueden variar en tamaño y número según la gravedad y el tipo de lipomatosis.

Existen diferentes tipos de lipomatosis, cada uno con características distintivas:

1. Lipomatosis difusa: Esta forma afecta a grandes áreas del cuerpo, como los brazos o las piernas, y puede causar una apariencia desfiguradora.
2. Lipomatosis encapsulada: En este tipo, las masas grasas están rodeadas por una membrana fibrosa, lo que facilita su extracción quirúrgica.
3. Lipomatosis de la médula espinal: Se trata de un crecimiento benigno del tejido adiposo dentro del canal espinal, el cual puede comprimir los nervios y causar diversos síntomas neurológicos.
4. Lipomatosis parda: Es una afección rara que se caracteriza por la presencia de lipomas con un aspecto peculiar, ya que contienen células adiposas marrones en lugar de las células adiposas blancas típicas.
5. Lipomatosis familiar: Se hereda de forma autosómica dominante y se caracteriza por la aparición de múltiples lipomas en diversas partes del cuerpo.

Aunque la lipomatosis no es cancerosa, algunos casos pueden causar problemas estéticos o funcionales si las masas grasas crecen lo suficiente como para comprimir nervios, vasos sanguíneos u órganos vitales. En tales situaciones, el tratamiento quirúrgico puede ser necesario.

La lipomatosis simétrica múltiple es una afección extremadamente rara que se caracteriza por la presencia de múltiples lipomas (tumores benignos compuestos de grasa) que se distribuyen de manera simétrica en ambos lados del cuerpo. Estos lipomas son generalmente pequeños, redondos y móviles, y suelen desarrollarse durante la infancia o la adolescencia. A diferencia de otros tipos de lipomas, las lipomatosis simétricas múltiples no suelen crecer ni aumentar de tamaño con el tiempo.

Aunque las lipomatosis simétricas múltiples no suelen causar síntomas graves o complicaciones de salud importantes, pueden producir molestias estéticas o mecánicas si se desarrollan en lugares donde interfieren con el movimiento normal del cuerpo. En algunos casos, las personas con esta afección pueden experimentar dolor leve o sensibilidad en las áreas afectadas.

Aunque la causa exacta de las lipomatosis simétricas múltiples no se conoce completamente, se cree que puede estar relacionada con mutaciones genéticas específicas que afectan al crecimiento y desarrollo de los tejidos grasos. La afección tiende a ser hereditaria y se ha asociado con varios síndromes genéticos, como el síndrome de Cowden y el síndrome de Bannayan-Riley-Ruvalcaba.

El diagnóstico de lipomatosis simétricas múltiples generalmente se basa en los hallazgos físicos y puede confirmarse mediante una biopsia o resonancia magnética. El tratamiento suele ser innecesario a menos que los lipomas causen molestias significativas, en cuyo caso se pueden extirpar quirúrgicamente. Sin embargo, dado que la afección puede estar asociada con otros síndromes genéticos, es importante que las personas con lipomatosis simétricas múltiples reciban un seguimiento médico regular y se les realice pruebas de detección para detectar cualquier problema de salud subyacente.

No existe una definición médica específica para "Enciclopedias como Asunto" ya que esta frase parece ser una expresión coloquial o un título en lugar de un término médico. Sin embargo, si nos referimos al término "enciclopedia" desde un punto de vista educativo o del conocimiento, podríamos decir que se trata de una obra de consulta que contiene información sistemática sobre diversas áreas del conocimiento, organizadas alfabética o temáticamente.

Si "Enciclopedias como Asunto" se refiere a un asunto médico en particular, podría interpretarse como el estudio o la investigación de diferentes aspectos relacionados con las enciclopedias médicas, como su historia, desarrollo, contenido, estructura, impacto en la práctica clínica y la educación médica, entre otros.

Sin un contexto más específico, es difícil proporcionar una definición médica precisa de "Enciclopedias como Asunto".

El neurilemoma, también conocido como schwannoma o neurofibroma del nervio vestibular, es un tipo de tumor benigno que se origina en la vaina de mielina de los nervios periféricos. Está compuesto por células de Schwann, que producen la mielina que recubre y protege los axones de los nervios.

Este tipo de tumor puede crecer a lo largo del nervio, pero rara vez invade el tejido circundante. Los neurilemomas suelen ser pequeños y asintomáticos, aunque en algunos casos pueden crecer lo suficiente como para comprimir los nervios adyacentes y causar dolor, entumecimiento o debilidad muscular.

Los neurilemomas pueden aparecer a cualquier edad, pero son más comunes en adultos de mediana edad. A menudo se encuentran en el cuello, la cabeza, las extremidades y la columna vertebral. En casos raros, los neurilemomas pueden desarrollarse en el sistema nervioso central o en los órganos internos.

El tratamiento de un neurilemoma depende del tamaño y la ubicación del tumor. En muchos casos, se puede observar el tumor con seguimiento periódico mediante resonancia magnética o tomografía computarizada. Si el tumor causa síntomas o crece con el tiempo, se puede considerar la extirpación quirúrgica. La radioterapia y la quimioterapia no suelen ser efectivas en el tratamiento de los neurilemomas.

MedlinePlus es un servicio de información de salud proporcionado por la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Ofrece información confiable y de alta calidad sobre enfermedades, condiciones y wellness, así como temas de salud para el consumidor. La información está disponible en inglés y español y es escrita en un lenguaje fácil de entender. También proporciona acceso a los recursos de salud de la National Library of Medicine, incluidos artículos médicos revisados por profesionales en PubMed, ensayos clínicos y estudios de salud, así como herramientas interactivas para ayudar a las personas a comprender mejor su salud.

... excepto el angiolipoma) y por lo general su extirpación simple es curativa. Por lo general se hace clínicamente mediante el ... Angiolipoma (adipocitos maduros con vasos sanguíneos anormales) Mielolipoma (compuesto de tejido adiposo maduro y elementos ...
... excepto el angiolipoma) y por lo general su extirpación simple es curativa. Por lo general se hace clínicamente mediante el ... Angiolipoma (adipocitos maduros con vasos sanguíneos anormales) Mielolipoma (compuesto de tejido adiposo maduro y elementos ...
Aunque hay variantes como el angiolipoma muy vascularizadas un lipoma con gran flujo puede ser. un liposarcoma. ...
Angiolipoma (1) Angiotomografía (1) Ansiedad (1) Antropología de la Salud (2) Anuncios (1) Aprendizaje basado en problemas (1) ...
5.1 Lipoma 5.2 Angiolipoma. 5.3 Nevo lipomatoso superficial. 6 Tumores del músculo liso ...
Angiolipoma [C04.557.450.550.100] Angiolipoma * Angiomiolipoma [C04.557.450.550.125] Angiomiolipoma * Lipoma [C04.557.450.550. ...
Angiolipoma/diagnóstico , Rim/patologia , Espectroscopia de Ressonância Magnética , Hemorragia/diagnóstico , Hemorragia/ ...
Angiolipoma (1) Angiotomografía (1) Ansiedad (1) Antropología de la Salud (2) Anuncios (1) Aprendizaje basado en problemas (1) ...

No hay FAQ disponibles para "angiolipoma"