Tumor glandular, generalmente benigno, formado por células oxífilas, grandes células con un pequeño núcleo irregular y densos gránulos acidófilos, debido a la presencia de abundantes mitocondrias (MITOCONDRIA). Las células oxífilas, también conocidas como oncocitos, se encuentran en los oncocitomas del riñón, glándulas salivares y glándulas endocrinas. En la glándula tiroides, las células oxífilas se denominan células de Hurthle y células de Askanary.
Tumor epitelial benigno con organización glandular.
Células grandes de pequeño núcleo irregular y con densos gránulos acidofílicos debido a la presencia de abundantes MITOCONDRIAS. Las células oxífilas, también conocidas como oncocitos, se encuentran en oncocitomas del riñón, glándulas salivares y glándulas endocrinas. En la glándula tiroides, las células oxífilas se conocen como células de Hurthle y células de Askenazy.
Tumores o cánceres de la GLÁNDULA TIROIDES.
Tumor benigno de crecimiento lento de las glándulas salivales, en forma de nódulo pequeño, firme e indoloro; generalmente afecta a la glándula parótida, pero también se puede encontrar en cualquier otra glándula salival principal o accesoria, en cualquier punto de la cavidad bucal; es más frecuente en mujeres en la quinta década de su vida. Histológicamente, en el tumor presenta diversas células: cúbicas, cilíndricas y escamosas, mostrando todas las formas de crecimiento epitelial. (Dorland, 28a ed)
Adenoma papilar del intestino grueso; usualmente, un tumor solitario, sésil, con frecuencia grande, de la mucosa colónica, compuesto de epitelio mucinoso que cubre delicadas proyecciones vasculares; por lo general aparecen hipersecreción y cambios malignos. (Stedman, 25a ed)
Neoplasias que surgen de o que metastizan a la HIPÓFISIS. La mayoría de las neoplasias hipofisarias son adenomas, los que se dividien en formas secretoras y no secretoras. Las formas productoras de hormonas se clasifican por el tipo de hormona que segregan. Los adenomas hipofisarios pueden caracterizarse también por sus propiedades a la tinción (ver ADENOMA, BASÓFILO; ADENOMA, ACIDÓFILO; y ADENOMA, CROMÓFOBO). Los tumores hipofisarios pueden comprimir a las estructuras adyacentes, entre las que se incluyen el HIPOTÁLAMO, varios NERVIOS CRANEALES, y el QUIASMA ÓPTICO. La compresión del quiasma puede producir HEMIANOPSIA bilateral.
Tumor benigno de la CORTEZA SUPRARRENAL. Se caracteriza por una lesión nodular bien definida, generalmente menor a 2.5 cm. La mayoria de los adenomas de la corteza suprarrenal son no funcionales. Los funcionales son amarillos y contienen LÍPIDOS. Dependiendo del tipo de célula o zona cortical implicada, pueden producir ALDOSTERONA, HIDROCORTISONA, DESHIDROEPIANDROSTERONA y/o ANDROSTENEDIONA.
Tumor epitelial benigno del HÍGADO.
Tumor benigno de la hipófisis anterior en el cual las células no se colorean con colorantes ácidos o básicos.
Tumor hipofisario que segrega HORMONA DEL CRECIMIENTO. En el hombre, el exceso de HORMONA DEL CRECIMIENTO da lugar a la ACROMEGALIA.
Tumores o cánceres del COLON o del RECTO o de ambos. Los factores de riesgo para el cáncer colorrectal incluyen la COLITIS ULCEROSA crónica, poliposis familiar del colon, exposición a ASBESTO y la irradiación del CUELLO UTERINO.
Masas discretas de tejido que se proyectan hacia dentro de la luz del COLON. Estos PÓLIPOS están conectados a la pared del colon por medio de un pedículo delgado o de una base ancha.
Adenoma hipofisario secretor de CORTICOTROPINA, que produce la ENFERMEDAD DE CUSHING.
En el sistema de clasificación antiguo de los adenomas hipofisiarios, adenoma cuyas células se tiñen con colorantes ácidos; la mayoría de los adenomas que segregan cantidades excesivas de hormona del crescimiento formaban parte de este grupo. (Dorland, 28a ed)
Examen endoscópico, terapéutico o quirúrgico de la superficie luminal del colon.
Pólipos que consisten en tejido neoplásico benigno derivado de epitelio glandular. (Stedman, 25a ed)
Adenoma hipofisario que segrega PROLACTINA, lo que produce HIPERPROLACTINEMIA. Las manifestaciones clínicas incluyen AMENORREA; GALACTORREA; IMPOTENCIA; CEFALEAS; trastornos visuales; y RINORREA DE LÍQUIDO CEFALORRAQUÍDEO.
En el sistema de clasificación antiguo de los adenomas hipoisarios, adenoma cuyas células se tiñen con colorantes básicos; la mayoría de los adenomas que secretaban cantidades excesivas de hormona adrenocorticotropa pertenecían a este grupo. (Dorland, 28a ed)
Tumores o cánceres de la CORTEZA SUPRARRENAL.
Síndrome de poliposis debido a una mutación autosómica dominante de los GENES APC en el CROMOSOMA 5. El síndrome se caracteriza por el desarrollo de cientos de PÓLIPOS ADENOMATOSOS en el COLON y RECTO de individuos afectados al inicio de la edad adulta.

Un adenoma oxifílico es un tipo raro de tumor benigno que se desarrolla en la glándula tiroides. Este tumor está compuesto principalmente de células foliculares tiroideas que crecen y se multiplican de manera desorganizada, formando una masa o bulto en la glándula.

Lo que distingue a un adenoma oxifílico de otros tipos de adenomas tiroideos es su alto contenido de oxígeno y sangre, lo que le da un aspecto rosado o púrpura. Aunque estos tumores son benignos, pueden causar problemas si crecen lo suficiente como para comprimir las estructuras circundantes, como el tracto respiratorio o la glándula paratiroidea.

En algunos casos, un adenoma oxifílico puede ser difícil de distinguir de un carcinoma tiroideo, especialmente si hay signos de invasión a tejidos adyacentes. Por lo tanto, se requieren pruebas diagnósticas adicionales, como una biopsia con aguja fina o una resección quirúrgica, para confirmar el diagnóstico y determinar el tratamiento apropiado.

Un adenoma es un tipo de tumor benigno (no canceroso) que se forma en las glándulas. Puede ocurrir en cualquier glándula del cuerpo, pero son más comunes en las glándulas situadas en el revestimiento del intestino delgado y en la próstata de los hombres.

Los adenomas suelen crecer muy lentamente y a menudo no causan ningún síntoma. Sin embargo, algunos tipos de adenomas pueden convertirse en cancerosos con el tiempo, especialmente si son grandes o si han existido durante mucho tiempo.

El tratamiento de un adenoma depende del tamaño y la ubicación del tumor. En algunos casos, se puede observar el crecimiento del tumor con exámenes regulares. En otros casos, se pueden necesitar cirugía o otras terapias para extirpar el tumor.

Es importante acudir al médico si se presentan síntomas como sangrado rectal, cambios en los hábitos intestinales o dolor abdominal inexplicable, ya que pueden ser señales de un adenoma o de otra afección médica grave.

En terminología médica, las células oxifílas son un tipo de célula que se encuentra en el tejido conectivo y participa en la producción de colágeno y otras fibrillas. También se les conoce como fibroblastos. Estas células desempeñan un papel importante en la cicatrización de heridas, ya que sintetizan y secretan precursores de colágeno y otras proteínas estructurales que forman tejido cicatricial. Además, las células oxifílas también están involucradas en la respuesta inflamatoria y en la producción de factores de crecimiento que promueven la proliferación y diferenciación celular.

Las neoplasias de la tiroides se refieren a crecimientos anormales en la glándula tiroidea, que pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). La glándula tiroidea está ubicada en la parte frontal del cuello y es responsable de producir hormonas importantes para el metabolismo, crecimiento y desarrollo del cuerpo.

Existen varios tipos de neoplasias de la tiroides, incluyendo:

1. Adenomas: Son tumores benignos que se originan en las células foliculares o en las células C de la glándula tiroidea. Los adenomas no son cancerosos y raramente causan síntomas, aunque algunos pueden crecer lo suficiente como para ser palpables o visibles.
2. Carcinomas: Son tumores malignos que se originan en las células de la glándula tiroidea. Existen varios tipos de carcinomas de tiroides, incluyendo el carcinoma papilar, el carcinoma folicular, el carcinoma medular y el carcinoma anaplásico. El tratamiento y el pronóstico dependen del tipo y del estadio del cáncer.
3. Linfomas: Son tumores malignos que se originan en los glóbulos blancos (linfocitos) de la glándula tiroidea. Los linfomas de tiroides son raros y suelen ocurrir en personas mayores de 60 años. El tratamiento puede incluir cirugía, radioterapia y quimioterapia.
4. Sarcomas: Son tumores malignos que se originan en el tejido conectivo o en los vasos sanguíneos de la glándula tiroidea. Los sarcomas de tiroides son extremadamente raros y suelen ser agresivos. El tratamiento puede incluir cirugía, radioterapia y quimioterapia.

El diagnóstico y el tratamiento de los tumores de tiroides requieren la evaluación y la atención de un equipo multidisciplinario de especialistas, incluyendo endocrinólogos, cirujanos, radiólogos, patólogos y oncólogos.

El adenoma pleomórfico es un tipo benigno de tumor que se presenta con mayor frecuencia en las glándulas salivales, particularmente en la parótida. Este tumor está compuesto por células epiteliales glandulares con una variedad de formas y tamaños, lo que le da su nombre "pleomórfico".

Las células del adenoma pleomórfico pueden contener inclusiones eosinófilas o vacuoladas, y a menudo se presentan en nidos o cúmulos rodeados por un estroma fibroso. Aunque este tumor es benigno, tiene el potencial de causar problemas debido a su crecimiento y expansión dentro del espacio limitado de la glándula salival.

En algunos casos, el adenoma pleomórfico puede transformarse en un carcinoma adenoide quístico, que es un tipo más agresivo de cáncer de glándula salival. Por lo tanto, aunque sea benigno, se recomienda la extirpación quirúrgica del tumor para prevenir complicaciones y el posible desarrollo de malignidad.

El adenoma velloso, también conocido como adenoma papilaro-velloso o adenoma de Warthin, es un tipo raro de tumor benigno que se desarrolla en las glándulas salivales accesorias, ubicadas principalmente en la región de la boca y la garganta.

Este tumor está compuesto por células epiteliales con características similares a las de las glándulas salivales normales, rodeadas por una cápsula fibrosa. Las células del adenoma velloso presentan proyecciones similares a pelos o "vellosidades", lo que le da su nombre.

Aunque el adenoma velloso es benigno, en algunos casos puede crecer y causar molestias, como dolor o dificultad para tragar. En raras ocasiones, un adenoma velloso puede transformarse en maligno (carcinoma adenoide quístico). Por lo general, el tratamiento consiste en la extirpación quirúrgica del tumor.

Las neoplasias hipofisarias son tumores que se originan en la glándula pituitaria, una pequeña estructura situada en la base del cerebro. La glándula pituitaria es responsable de producir y regular varias hormonas importantes para el funcionamiento adecuado del cuerpo.

Existen dos tipos principales de neoplasias hipofisarias: los adenomas hipofisarios y los carcinomas hipofisarios. Los adenomas hipofisarios son tumores benignos que representan alrededor del 10-15% de todas las neoplasias intracraneales. Por otro lado, los carcinomas hipofisarios son extremadamente raros y se consideran malignos debido a su capacidad de diseminarse a otras partes del cuerpo (metástasis).

La mayoría de los adenomas hipofisarios son pequeños y no causan síntomas clínicos. Sin embargo, cuando crecen lo suficiente, pueden comprimir la glándula pituitaria y alterar la producción hormonal, lo que lleva a diversas manifestaciones clínicas dependiendo del tipo de hormona afectada. Los adenomas hipofisarios también pueden provocar dolores de cabeza, déficits visuales o, en casos más graves, hidrocefalia (acumulación excesiva de líquido cerebroespinal en el cráneo).

El tratamiento de las neoplasias hipofisarias depende del tipo, tamaño y localización del tumor, así como de la presencia o ausencia de síntomas clínicos. Las opciones terapéuticas incluyen la cirugía, la radioterapia y la terapia médica con fármacos que regulan la producción hormonal o inhiben el crecimiento del tumor.

Un adenoma corticosuprarrenal es un tipo de tumor benigno que se desarrolla en la corteza suprarrenal, que es la parte externa de las glándulas suprarrenales. Estas glándulas están situadas encima de los riñones y producen varias hormonas importantes para el organismo.

Los adenomas corticosuprarrenales pueden producir diversos tipos de hormonas, como cortisol, aldosterona o andrógenos, dependiendo del tipo de células en que se originen. La producción excesiva de estas hormonas puede causar una variedad de síntomas y trastornos endocrinos, como el síndrome de Cushing, la hipertensión arterial o el hirsutismo.

La mayoría de los adenomas corticosuprarrenales son asintomáticos y se descubren incidentalmente durante estudios de imagen realizados por otras razones. Sin embargo, en algunos casos, los tumores pueden crecer lo suficiente como para causar dolor abdominal o presión sobre otros órganos adyacentes.

El tratamiento del adenoma corticosuprarrenal depende de su tamaño, localización y la producción hormonal. En la mayoría de los casos, se recomienda la extirpación quirúrgica del tumor para prevenir complicaciones y trastornos endocrinos asociados con la producción excesiva de hormonas. Después de la cirugía, es posible que sea necesario un seguimiento médico y el ajuste de la terapia de reemplazo hormonal, si es necesario.

Un adenoma de células hepáticas, también conocido como adenoma hepatocelular, es un tumor benigno del hígado compuesto por células hepáticas maduras. Estos tumores suelen ser solitarios y se encuentran con mayor frecuencia en mujeres jóvenes que utilizan anticonceptivos orales. Aunque generalmente son asintomáticos, pueden causar dolor abdominal o hemorragia interna si se rompen. El tratamiento suele consistir en la extirpación quirúrgica del tumor. Es importante distinguirlos de los carcinomas hepatocelulares malignos.

Un adenoma cromófobo es un tipo raro de tumor ocre que se origina en la glándula pituitaria, ubicada en la base del cerebro. Este tipo de tumor se caracteriza por no producir melanina, una hormona que da color a los tejidos corporales, lo que le da el nombre de "cromófobo" (que significa "miedo al color").

Los adenomas cromófobos suelen ser benignos, pero pueden causar problemas de salud importantes debido a su proximidad a los nervios ópticos y al hipotálamo. Los síntomas más comunes incluyen dolores de cabeza, visión doble o borrosa, y trastornos hormonales que pueden afectar el crecimiento, la menstruación, el equilibrio de líquidos y electrolitos en el cuerpo.

El tratamiento de los adenomas cromófobos puede incluir cirugía para extirpar el tumor, radioterapia o terapia médica con medicamentos que ayuden a controlar el crecimiento del tumor y los síntomas asociados. El pronóstico depende del tamaño y la localización del tumor, así como de la edad y la salud general del paciente.

Un adenoma hipofisario secretor de hormona del crecimiento, también conocido como adenoma somatotropo, es un tipo específico de tumor benigno que se desarrolla en la glándula pituitaria, una pequeña glándula situada en la base del cerebro. Este tumor produce y secreta excesivamente la hormona del crecimiento (GH), lo que puede dar lugar a una serie de síntomas y complicaciones de salud.

La hormona del crecimiento desempeña un papel importante en el crecimiento y desarrollo normal de los tejidos y órganos del cuerpo, especialmente durante la infancia y la adolescencia. Sin embargo, cuando se produce en exceso, como ocurre con este tipo de adenoma hipofisario, puede provocar diversas anomalías y trastornos.

Algunos de los síntomas más comunes asociados con un adenoma hipofisario secretor de hormona del crecimiento incluyen:

* Acromegalia: Un trastorno que se caracteriza por el crecimiento excesivo de los huesos de la cara, las manos y los pies, así como por otros signos y síntomas, como sudoración excesiva, fatiga, dolores articulares y rigidez. La acromegalia suele desarrollarse en adultos y puede causar diversas complicaciones de salud graves, como diabetes, hipertensión arterial y problemas cardíacos, si no se trata adecuadamente.
* Gigantismo: Un trastorno que se produce cuando un niño produce excesivamente la hormona del crecimiento antes de alcanzar la pubertad. Esto puede dar lugar a un crecimiento excesivo y rápido de los huesos, lo que puede provocar una estatura anormalmente alta y diversas complicaciones de salud asociadas.
* Otros síntomas: Los adenomas hipofisarios secretores de hormona del crecimiento también pueden causar diversos síntomas neurológicos, como dolores de cabeza, visión doble o borrosa y problemas de equilibrio. Además, estos tumores pueden comprimir otras estructuras cercanas a la glándula pituitaria, lo que puede causar diversas complicaciones de salud graves.

El tratamiento de un adenoma hipofisario secretor de hormona del crecimiento depende de varios factores, como el tamaño y la localización del tumor, así como de los síntomas y las complicaciones asociadas. Los posibles tratamientos incluyen:

* Cirugía: La extirpación quirúrgica del tumor es el tratamiento preferido para la mayoría de los adenomas hipofisarios secretores de hormona del crecimiento. La cirugía puede realizarse mediante diversas técnicas, como la transesfenoidal o la transcraneal, en función del tamaño y la localización del tumor.
* Radioterapia: La radioterapia se utiliza a menudo para tratar los adenomas hipofisarios secretores de hormona del crecimiento que no se pueden extirpar completamente mediante cirugía o que han recurrido después del tratamiento quirúrgico. La radioterapia puede administrarse mediante diversas técnicas, como la terapia de protones o la radiocirugía estereotáctica.
* Medicamentos: Los medicamentos pueden utilizarse para controlar los síntomas y las complicaciones asociadas con un adenoma hipofisario secretor de hormona del crecimiento. Los posibles medicamentos incluyen los agonistas de la dopamina, como el bromocriptina o el cabergolina, que pueden reducir la producción de hormona del crecimiento y aliviar los síntomas asociados con el hipersecreción de esta hormona. Además, se pueden utilizar diversos medicamentos para tratar los síntomas neurológicos asociados con estos tumores, como los analgésicos o los anticonvulsivantes.

En resumen, el tratamiento de un adenoma hipofisario secretor de hormona del crecimiento depende de diversos factores, como el tamaño y la localización del tumor, la edad y el estado de salud general del paciente y la presencia o ausencia de síntomas y complicaciones asociadas. El tratamiento puede incluir cirugía, radioterapia y medicamentos, y se personaliza en función de las necesidades y preferencias de cada paciente.

Las neoplasias colorrectales se refieren a crecimientos anormales en el revestimiento del colon o recto. Estos crecimientos pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Los ejemplos de neoplasias benignas incluyen pólipos adenomatosos y los ejemplos de neoplasias malignas son los carcinomas colorrectales.

Los pólipos adenomatosos son crecimientos no cancerosos que a veces pueden convertirse en cáncer con el tiempo si no se eliminan. Los carcinomas colorrectales son cánceres que se han desarrollado en el revestimiento del colon o recto. Estos tipos de cáncer suelen comenzar como un pólipo pequeño y benigno, pero a medida que crecen, pueden invadir los tejidos circundantes y propagarse (metástasis) a otras partes del cuerpo.

Los factores de riesgo para las neoplasias colorrectales incluyen la edad avanzada, antecedentes familiares de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos, enfermedades inflamatorias intestinales crónicas como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, dieta rica en grasas y pobre en fibra, tabaquismo, obesidad y falta de ejercicio.

La detección temprana y el tratamiento oportuno de las neoplasias colorrectales pueden mejorar significativamente los resultados del paciente. Las pruebas de detección recomendadas incluyen colonoscopia, sigmoidoscopia flexible y pruebas de sangre oculta en heces.

Los pólipos del colon, también conocidos como pólipos colorrectales, se refieren a crecimientos anormales en el revestimiento del colon (intestino grueso) o recto. Estos crecimientos pueden variar en tamaño y forma, y la mayoría no presentan síntomas inicialmente.

Existen varios tipos de pólipos, pero los dos más comunes son:

1. Pólipos adenomatosos (adenomas): estos pólipos tienen el potencial de convertirse en cancerosos con el tiempo, especialmente si miden más de 1 cm de diámetro.

2. Pólipos hiperplásicos: generalmente son pequeños y menos propensos a ser precancerosos, aunque algunos tipos pueden tener un mayor potencial cancerígeno.

La causa exacta de los pólipos del colon no está clara, pero factores como la edad avanzada, antecedentes familiares de cáncer colorrectal, enfermedades inflamatorias intestinales (como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn), tabaquismo, obesidad y dieta rica en grasas y baja en fibra pueden aumentar el riesgo de desarrollarlos.

La detección y eliminación tempranas de los pólipos del colon a través de pruebas de detección regulares, como la sigmoidoscopia o la colonoscopia, pueden ayudar a prevenir el cáncer colorrectal. El tratamiento generalmente implica la extirpación quirúrgica de los pólipos durante una colonoscopia. La frecuencia de las pruebas de detección dependerá de los factores de riesgo individuales y de los resultados previos de las pruebas.

Un adenoma hipofisario secretor de ACTH, también conocido como hiperplasia adenomatosa de la corticotrofa o síndrome de Cushing debido a un adenoma hipofisario, es un tipo específico de tumor benigno que se desarrolla en la glándula pituitaria. Este tumor produce una sobreabundancia de ACTH (hormona adrenocorticotrópica), lo que lleva a un aumento de las hormonas esteroides producidas por las glándulas suprarrenales, particularmente el cortisol.

La sobreproducción de cortisol puede causar una variedad de síntomas y complicaciones de salud graves, incluyendo hipertensión, diabetes, debilidad muscular, obesidad, cambios en la apariencia (como cara redonda y moretones fáciles), huesos débiles, trastornos del estado de ánimo y cognitivos, entre otros. El diagnóstico de un adenoma hipofisario secretor de ACTH generalmente se realiza mediante pruebas de imagenología (como la resonancia magnética nuclear) y pruebas hormonales específicas. El tratamiento puede incluir cirugía para extirpar el tumor, radioterapia o medicamentos que controlen la producción de ACTH.

Un adenoma acidófilo, también conocido como adenoma hipofisario de células acidófilas o cromófobas, es un tipo específico de tumor benigno que se origina en la glándula pituitaria. Este tipo de tumor se compone de células que producen y secretan hormonas, llamadas células acidófilas o cromófobas, debido a su capacidad para absorber el colorante durante los procedimientos de tinción histológica.

Los adenomas acidófilos pueden causar diversos síntomas dependiendo de la hormona que produzcan y del tamaño del tumor. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

* Hiperprolactinemia (aumento de los niveles de prolactina en sangre), lo que puede causar irregularidades menstruales, disfunción sexual y producción excesiva de leche materna en mujeres no embarazadas o lactantes.
* Hipercortisolismo (aumento de los niveles de cortisol en sangre), también conocido como síndrome de Cushing, que se manifiesta con obesidad central, hipertensión arterial, diabetes mellitus, debilidad muscular, estrías cutáneas y cambios emocionales.
* Acromegalia (aumento del tamaño de los huesos y tejidos blandos), que se caracteriza por el engrosamiento de las manos y pies, aumento del tamaño de la mandíbula, frente prominente, voz ronca y otros signos relacionados con el crecimiento excesivo de los huesos y tejidos.
* Síntomas neurológicos, como dolores de cabeza, problemas de visión y déficits hormonales debido a la compresión del tumor sobre el tejido circundante.

El diagnóstico de un adenoma acidófilo se realiza mediante una combinación de técnicas de imagen, como la resonancia magnética nuclear (RMN) y la tomografía computarizada (TC), y pruebas hormonales específicas. El tratamiento puede incluir cirugía, radioterapia o medicamentos, dependiendo del tipo y tamaño del tumor, así como de los síntomas asociados.

La colonoscopia es un procedimiento diagnóstico y terapéutico que utiliza un endoscopio flexible, conocido como colonoscopio, para examinar el revestimiento del colon (gran intestino) y el recto. Durante la exploración, se puede extraer tejido para realizar biopsias, eliminar pólipos o aliviar síntomas. También se utiliza en la detección temprana y prevención del cáncer colorrectal. El paciente suele estar sedado durante el procedimiento.

Los pólipos adenomatosos son crecimientos benignos (no cancerosos) que se desarrollan en la membrana mucosa del revestimiento interno del intestino, generalmente en el colon y el recto. Estos pólipos están compuestos por glándulas anormales y pueden variar en tamaño, desde pequeños crecimientos casi planos hasta grandes masas colgantes.

Aunque los pólipos adenomatosos son benignos en su estado inicial, tienen el potencial de convertirse en malignos (cancerosos) con el tiempo. Este proceso se denomina displasia y puede ocurrir a lo largo de varios años. Por esta razón, es importante que los pólipos adenomatosos se retiren quirúrgicamente para prevenir la posible transformación en cáncer colorrectal.

La presencia de pólipos adenomatosos a menudo no produce síntomas hasta que alcanzan un tamaño considerable, lo que hace que las colonoscopias regulares sean una herramienta crucial para su detección temprana y prevención. Los factores de riesgo asociados con el desarrollo de pólipos adenomatosos incluyen la edad avanzada, antecedentes familiares de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos, enfermedades inflamatorias intestinales y determinados hábitos alimentarios y estilo de vida, como el tabaquismo y una dieta rica en grasas y baja en fibra.

Un prolactinoma es un tipo específico de tumor hipofisario, que se origina en la glándula pituitaria y produce una hormona llamada prolactina. Este tipo de tumor es benigno en la mayoría de los casos. La prolactina es responsable de la producción de leche materna durante el embarazo y después del parto, por lo que cuando un prolactinoma produce excesivas cantidades de esta hormona, puede causar una afección conocida como hiperprolactinemia.

Los síntomas en las mujeres pueden incluir irregularidades menstruales, falta de menstruación, producción excesiva de leche materna en ausencia de embarazo o lactancia (galactorrea), disminución del deseo sexual y fertilidad reducida. En los hombres, los síntomas pueden incluir disfunción eréctil, pérdida de libido, ginecomastia (crecimiento anormal de las glándulas mamarias en hombres), infertilidad y en raros casos, producción de leche materna.

El tamaño del prolactinoma también puede provocar síntomas relacionados con la presión sobre el nervio óptico, lo que podría dar lugar a problemas visuales como visión doble o borrosa, y dolores de cabeza. El tratamiento generalmente implica el uso de medicamentos que reducen los niveles de prolactina o, en algunos casos, cirugía para extirpar el tumor.

Un adenoma basófilo es un tipo raro de tumor benigno que se origina en las glándulas suprarrenales y está compuesto principalmente por células basófilas. Estas células son responsables de la producción de hormonas, especialmente cortisol y aldosterona. Sin embargo, los adenomas basófilos a menudo producen hormonas inusuales o en exceso, lo que puede causar una variedad de síntomas.

Los síntomas más comunes asociados con un adenoma basófilo incluyen hipertensión (presión arterial alta), debilidad muscular, dolor articular, rubor (enrojecimiento de la piel), sudoración excesiva y aumento de peso. En algunos casos, un adenoma basófilo puede producir demasiada hormona tiroidea estimulante (TSH), lo que resulta en hipertiroidismo.

El diagnóstico de un adenoma basófilo generalmente se realiza mediante una combinación de estudios de imágenes, como tomografías computarizadas o resonancias magnéticas, y pruebas hormonales en sangre. El tratamiento suele consistir en la extirpación quirúrgica del tumor. Después de la cirugía, se pueden necesitar medicamentos para controlar los niveles hormonales.

Aunque los adenomas basófilos son generalmente benignos, existe un pequeño riesgo de que puedan convertirse en malignos (cancerosos). Por lo tanto, es importante que las personas con este tipo de tumor sean monitoreadas cuidadosamente por su equipo médico después del tratamiento.

Las neoplasias de la corteza suprarrenal se refieren a un crecimiento anormal de tejido en la corteza de las glándulas suprarrenales. Estos tumores pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Los tumores benignos se llaman adenomas, mientras que los tumores malignos se conocen como feocromocitomas o carcinomas de la corteza suprarrenal.

Los adenomas son el tipo más común de neoplasia suprarrenal y generalmente no causan síntomas a menos que produzcan hormonas excesivas. Los feocromocitomas, por otro lado, secretan catecolaminas, como la adrenalina y la noradrenalina, lo que puede provocar hipertensión arterial, taquicardia, sudoración, temblores y ansiedad.

Los carcinomas de la corteza suprarrenal son raros pero muy graves. Se diseminan con frecuencia a otros órganos y tienden a tener un mal pronóstico. Los síntomas pueden incluir dolor abdominal, pérdida de peso y debilidad.

El diagnóstico de estas neoplasias suele implicar pruebas de imagen, como TC o RMN, junto con análisis de sangre y orina para medir los niveles hormonales. El tratamiento depende del tipo y el estadio de la neoplasia. La cirugía es el tratamiento principal para la mayoría de estos tumores.

La poliposis adenomatosa del colon (PAC), también conocida como síndrome de Lynch II, es una afección genética hereditaria que se caracteriza por el desarrollo de múltiples pólipos en el colon y recto. Estos pólipos son adenomas, los cuales tienen el potencial de convertirse en cáncer colorrectal si no se eliminan quirúrgicamente.

La PAC es causada por mutaciones en genes que regulan la reparación del ADN, particularmente los genes MLH1, MSH2, MSH6, PMS2 y EPCAM. Estas mutaciones hacen que las células sean más propensas a desarrollar cambios genéticos que pueden conducir al cáncer.

Las personas con PAC tienen un riesgo muy alto de desarrollar cáncer colorrectal, con aproximadamente el 75% de los pacientes diagnosticados antes de los 40 años. También tienen un mayor riesgo de desarrollar otros tipos de cáncer, como cáncer de endometrio, estómago, intestino delgado, hígado, vesícula biliar y páncreas.

El diagnóstico de la PAC se realiza mediante pruebas genéticas y el examen del tejido poliposo. El tratamiento suele incluir la extirpación quirúrgica del colon y el recto (colectomía total) para prevenir el desarrollo de cáncer colorrectal. Las personas con PAC también necesitan un seguimiento regular y vigilancia endoscópica para detectar y tratar los pólipos a tiempo.

Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico. Oncocitos use Células Oxífilas. Oncogenes. Oncogén use Oncogenes ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...
Adenoma Oxifílico - Concepto preferido UI del concepto. M0027478. Nota de alcance. Tumor glandular, generalmente benigno, ... adenoma oxifílico oncocitoma tumor de células de Hürthle Nota de alcance:. Tumor glandular, generalmente benigno, constituido ... Adenoma Hipofisario Secretor de Hormona del Crecimiento [C04.557.470.035.415] Adenoma Hipofisario Secretor de Hormona del ... Adenoma Oxifílico Término(s) alternativo(s). Adenoma Oxífilo Oncocitoma Tumor de Células de Hürthle - Más estrecho UI del ...
Oncocitoma use Adenoma Oxifílico Oncocitos use Células Oxífilas Oncogén use Oncogenes Oncogenes ...

No hay FAQ disponibles para "adenoma oxifílico"

No hay imágenes disponibles para "adenoma oxifílico"