La vacuna contra la parotiditis, también conocida como vacuna contra el sarampión de múltiples antígenos o vacuna MMR (del inglés Measles, Mumps, Rubella), es una inyección que contiene los antígenos vivos atenuados de los virus del sarampión, paperas y rubéola. Su administración tiene por objetivo generar inmunidad adquirida frente a estas enfermedades infecciosas y prevenir su aparición o disminuir la gravedad de los síntomas en caso de contraerlas.

La vacuna contra las paperas se administra normalmente en forma combinada con las vacunas contra el sarampión y la rubéola, ya que estas tres enfermedades virales suelen presentarse juntas y tienen síntomas similares. La mayoría de los países recomiendan la administración de dos dosis de la vacuna MMR, una al año de edad y otra entre los 4 y los 6 años.

La vacuna contra las paperas es altamente efectiva para prevenir la enfermedad, con una eficacia superior al 95% después de una dosis y casi del 100% después de dos dosis. Los efectos secundarios más comunes de la vacuna MMR incluyen dolor e hinchazón en el lugar de la inyección, fiebre leve y erupciones cutáneas. En raras ocasiones, pueden producirse reacciones alérgicas graves a los componentes de la vacuna.

La definición médica de "paperas" o "rubéola" es una enfermedad infecciosa aguda y contagiosa causada por el virus de la rubéola. Se caracteriza generalmente por la aparición de una erupción cutánea leve, fiebre baja y ganglios linfáticos inflamados. La erupción suele aparecer primero en la cara y luego se extiende al resto del cuerpo. El virus se propaga a través de gotitas en el aire cuando una persona infectada tose o estornuda.

La rubéola es particularmente peligrosa si una mujer embarazada la contrae, especialmente durante el primer trimestre, ya que puede causar graves defectos de nacimiento en el feto, como sordera, problemas cardíacos y deficiencias mentales. Por esta razón, se recomienda encarecidamente que las mujeres embarazadas se vacunen contra la rubéola antes de quedar embarazadas o inmediatamente después del parto.

La enfermedad suele ser leve y no requiere tratamiento específico, aunque los síntomas pueden aliviarse con medicamentos de venta libre para reducir la fiebre y el dolor. En algunos casos, se puede administrar inmunoglobulina específica contra el virus de la rubéola para prevenir o mitigar la enfermedad en personas no vacunadas que hayan estado expuestas al virus.

El Virus de la Parotiditis, también conocido como virus de la paperas, es un agente infeccioso perteneciente al género Rubulavirus y a la familia Paramyxoviridae. Es el causante de la enfermedad denominada parotiditis o paperas, una afección contagiosa que se caracteriza por la inflamación y hinchazón dolorosa de las glándulas salivales, especialmente las parótidas, ubicadas cerca de las orejas.

El virus se transmite principalmente a través del contacto con gotitas respiratorias infectadas, que se dispersan al hablar, toser o estornudar. Después de la exposición, los síntomas suelen aparecer en un plazo de 14 a 21 días y pueden incluir fiebre, dolores musculares, fatiga, malestar general y, posteriormente, inflamación y dolor en las glándulas salivales. En algunos casos, el virus puede diseminarse y causar complicaciones en otros órganos, como la meningitis, la pancreatitis o la orquitis.

La vacunación es una medida preventiva eficaz contra la infección por Virus de la Parotiditis. La vacuna se administra normalmente en combinación con otras vacunas contra enfermedades prevenibles por el mismo tipo de virus, como el sarampión y la rubeola, formando el llamado VNR (Virus de las Paperas, Sarampión y Rubeola) o MMR (Measles, Mumps and Rubella) en inglés. La vacunación sistemática ha contribuido a una disminución significativa de los casos de parotiditis en muchos países.

La vacuna contra el Sarampión-Parotiditis-Rubéola, también conocida como vacuna MMR, es una inmunización que protege contra tres enfermedades virales: sarampión, paperas y rubéola.

La vacuna está compuesta por versiones debilitadas de los virus vivos que causan estas enfermedades. Al administrar la vacuna, el sistema inmunológico del cuerpo puede reconocir y desarrollar una respuesta inmune a los virus, lo que proporciona protección o inmunidad contra futuras infecciones con esos virus.

La vacuna MMR se administra generalmente en dos dosis. La primera dosis se recomienda entre los 12 y 15 meses de edad, y la segunda dosis entre los 4 y 6 años de edad. Sin embargo, los horarios de vacunación pueden variar según las recomendaciones locales y nacionales de salud pública.

Es importante señalar que la vacuna MMR no provoca las enfermedades contra las que protege, pero puede causar efectos secundarios leves, como fiebre o dolor e hinchazón en el lugar de la inyección. En casos raros, pueden ocurrir reacciones alérgicas graves a los componentes de la vacuna. Sin embargo, los beneficios de proteger contra las enfermedades graves y potencialmente mortales que previene la vacuna MMR generalmente superan los riesgos asociados con ella.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), una vacuna se define como un producto que estimula una respuesta inmunitaria protectora a una enfermedad infecciosa, sin causar la enfermedad en sí. Las vacunas contienen microorganismos debilitados o fragmentos de ellos, o proteínas sintéticas que imitan partes del microbio. Cuando se administra una vacuna, el sistema inmunológico reconoce los componentes de la vacuna como extraños y produce una respuesta inmune, lo que resulta en la producción de anticuerpos.

Las vacunas pueden prevenir enfermedades infecciosas graves y mortales, como el sarampión, las paperas, la rubéola, la poliomielitis, la varicela, la hepatitis B, la gripe y muchas otras. La administración de vacunas se realiza mediante inyecciones, vía oral o nasal, dependiendo del tipo de vacuna. Las vacunas son una de las intervenciones de salud pública más exitosas y costo-efectivas en la historia de la medicina.

Las vacunas de productos inactivados, también conocidas como vacunas inactivadas o vacunas muertas, son tipos de vacunas que se crean mediante el uso de microorganismos (como virus o bacterias) que han sido desactivados o muertos. Aunque estos microorganismos no pueden causar enfermedades porque están inactivados, aún pueden estimular al sistema inmunológico para producir una respuesta inmune y generar inmunidad contra futuras exposiciones al agente infeccioso real.

Las vacunas de productos inactivados suelen ser más seguras que las vacunas vivas atenuadas, ya que no presentan el riesgo de causar la enfermedad que están destinadas a prevenir. Sin embargo, pueden requerir dosis adicionales o refuerzos para mantener la inmunidad protectora, ya que su capacidad para inducir una respuesta inmune puede ser menor en comparación con las vacunas vivas atenuadas.

Ejemplos de vacunas de productos inactivados incluyen la vacuna contra la influenza (gripe) inactivada, la vacuna contra el sarampión y la rubéola (MR), y la vacuna contra la tos ferina acelular (TdaP).

Desde un punto de vista médico o científico, Isavirus no es una terminología relevante. El término "Isavirus" se refiere a un tipo específico de virus que infecta a los crustáceos, particularmente a los mariscos. Fue descubierto en 1985 y nombrado Isavirus Crassostreae, ya que causa una enfermedad mortal en las ostras (Crassostrea gigas). Por lo tanto, no es directamente relevante para la medicina humana, aunque el estudio de tales virus puede tener implicaciones más amplias en nuestra comprensión de los virus y las enfermedades infecciosas en general.

No existe una definición médica específica para "Enciclopedias como Asunto" ya que esta frase parece ser una expresión coloquial o un título en lugar de un término médico. Sin embargo, si nos referimos al término "enciclopedia" desde un punto de vista educativo o del conocimiento, podríamos decir que se trata de una obra de consulta que contiene información sistemática sobre diversas áreas del conocimiento, organizadas alfabética o temáticamente.

Si "Enciclopedias como Asunto" se refiere a un asunto médico en particular, podría interpretarse como el estudio o la investigación de diferentes aspectos relacionados con las enciclopedias médicas, como su historia, desarrollo, contenido, estructura, impacto en la práctica clínica y la educación médica, entre otros.

Sin un contexto más específico, es difícil proporcionar una definición médica precisa de "Enciclopedias como Asunto".

Las hemaglutininas son tipos específicos de proteínas que se encuentran en la superficie de algunos virus, incluido el virus de la influenza o gripe. Estas proteínas tienen un papel crucial en la capacidad del virus para infectar células huésped.

Las hemaglutininas permiten que el virus se adhiera a las células de los tejidos respiratorios, lo que facilita la entrada del material genético viral dentro de estas células y, por lo tanto, inicia el proceso de replicación viral. Además, las hemaglutininas desencadenan la respuesta inmunitaria del huésped, lo que provoca la producción de anticuerpos protectores contra futuras infecciones por el mismo virus o cepa similar.

Existen diferentes subtipos de hemaglutininas, identificados como H1, H2, H3, etc., y cada uno tiene características distintas que pueden influir en la gravedad y propagación de la enfermedad. La composición de las vacunas contra la gripe se actualiza anualmente para incluir las cepas virales más prevalentes y representativas, teniendo en cuenta los cambios antigénicos en las hemaglutininas y otras proteínas del virus.

Las hemaglutininas virales son glicoproteínas presentes en la superficie de algunos virus, como el virus de la influenza (gripe). Las hemaglutininas desempeñan un papel crucial en la entrada del virus en las células huésped. Se unen al ácido siálico presente en los receptores de glucosa de la membrana celular, lo que resulta en la aglutinación de los eritrocitos y, posteriormente, en la fusión de la membrana viral con la membrana celular, permitiendo que el material genético del virus ingrese a la célula huésped.

Existen diferentes subtipos de hemaglutininas (H1-H18) que se clasifican según sus diferencias antigénicas. Las variaciones en las hemaglutininas son una de las razones por las que surgen nuevas cepas del virus de la influenza y por las que la vacuna contra la gripe debe actualizarse regularmente para mantenerse eficaz.

Las glicoproteínas hemaglutininas del virus de la influenza son importantes antígenos surfaceales de los virus de la influenza A y B. La designación "H" en el nombre de las cepas del virus de la influenza (por ejemplo, H1N1) se refiere a estas glicoproteínas hemaglutininas.

La hemaglutinina es una proteína homotrimera que sobresale de la superficie del virión y desempeña un papel crucial en el proceso de infección. Tiene dos funciones principales:

1. Unirse a los receptores: La hemaglutinina se une específicamente a las moléculas de ácido siálico presentes en la superficie de las células epiteliales respiratorias humanas, lo que facilita la entrada del virus en la célula huésped.

2. Fusión de membranas: Después de la endocitosis del virus en la célula huésped y el descenso del pH en el endosoma, la hemaglutinina sufre un cambio conformacional que permite la fusión de las membranas virales y endosomales, lo que resulta en la liberación del genoma viral en el citoplasma celular.

Las glicoproteínas hemaglutininas se dividen en 18 subtipos (H1 a H18) basadas en sus diferencias antigénicas, y cada subtipo tiene un patrón de unión específico a los receptores. La infección por el virus de la influenza induce una respuesta inmunitaria adaptativa que incluye la producción de anticuerpos contra la hemaglutinina, lo que puede proporcionar protección contra la reinfección con cepas similares del virus. Sin embargo, el virus de la influenza tiene una tasa de mutación relativamente alta, especialmente en la región hipervariable de la hemaglutinina, lo que resulta en la deriva antigénica y la capacidad del virus para evadir la respuesta inmunitaria adaptativa. Además, el intercambio genético entre cepas del virus puede dar lugar a la aparición de nuevas combinaciones de genes (recombinación), lo que resulta en la aparición de cepas completamente nuevas del virus (cambio antigénico). Estos procesos contribuyen a la capacidad del virus de la influenza para causar brotes y pandemias recurrentes.

El virus de la influenza A, también conocido simplemente como el virus de la gripe, es un tipo específico de virus responsable de causar enfermedades respiratorias que varían desde síntomas gripales leves hasta enfermedades graves e incluso mortales. Es un virus ARN segmentado, perteneciente a la familia Orthomyxoviridae y uno de los tres géneros de influenzavirus (A, B y C).

El género A se divide en subtipos basados en dos proteínas de superficie: hemaglutinina (H) y neuraminidasa (N), que tienen antígenos distinguibles. Hay 18 tipos de H y 11 tipos de N, lo que resulta en una gran variedad de subtipos de virus de la influenza A. Los más comunes son los subtipos H1N1 y H3N2, que circulan como parte de las epidemias estacionales de gripe.

El virus se propaga principalmente a través del contacto con gotitas infectadas que se dispersan en el aire cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. También puede propagarse al tocar superficies u objetos contaminados y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos.

Las infecciones por virus de la influenza A pueden causar una amplia gama de síntomas, que incluyen fiebre, tos, dolor de garganta, congestión nasal, dolores musculares y fatiga. En casos graves, especialmente en personas de alto riesgo como niños pequeños, adultos mayores, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunes debilitados o ciertas afecciones médicas subyacentes, la infección puede causar complicaciones potencialmente mortales, como neumonía bacteriana secundaria, insuficiencia respiratoria e incluso falla orgánica múltiple.

El control y la prevención de las enfermedades por virus de la influenza A se logran mediante la vacunación anual, el lavado regular de manos, el uso adecuado de máscaras faciales y el mantenimiento de una buena higiene respiratoria. Además, los antivirales pueden recetarse para tratar infecciones confirmadas o prevenir la enfermedad en personas expuestas al virus.

Orthomyxoviridae es una familia de virus que incluye varios géneros conocidos por causar enfermedades importantes en humanos y animales. El género más relevante para la salud humana es Influenzavirus, que contiene los virus responsables de la gripe estacional y pandémica.

Los virus de Orthomyxoviridae se caracterizan por tener un genoma de ARN monocatenario de sentido negativo, segmentado en 6-8 segmentos, cada uno encapsidado en una nucleocápside helicoidal. La envoltura viral está formada por una bicapa lipídica derivada de la membrana celular de la célula huésped y contiene dos glicoproteínas importantes: hemaglutinina (HA) y neuraminidasa (NA).

La hemaglutinina es responsable de la unión del virus a los receptores de ácido siálico en la superficie celular, seguida de la fusión de las membranas viral y celular, lo que permite la entrada del genoma viral en el citoplasma. La neuraminidasa facilita la liberación de nuevos virus de las células infectadas mediante la eliminación de los residuos de ácido siálico unidos a las glicoproteínas y glucósidos de la superficie celular.

Existen cuatro géneros principales dentro de Orthomyxoviridae: Influenzavirus A, B, C, y Thogotovirus. Los virus de influenza A y B causan enfermedades respiratorias en humanos, mientras que los virus de influenza C suelen provocar cuadros clínicos más leves. Los thogotovirus se han aislado principalmente en insectos y animales, y solo un caso de infección humana ha sido documentado hasta la fecha.

La clasificación de los virus de influenza A se basa en las diferencias antigénicas de dos proteínas estructurales: la hemaglutinina (HA) y la neuraminidasa (NA). Hasta el momento, 18 subtipos de HA y 11 subtipos de NA han sido identificados. Los virus de influenza A se dividen además en dos grupos principales según sus propiedades serológicas: grupo 1 (subtipos H1, H2, H5, H6, H8, H9, H11, H12, H13, H16, y H17) y grupo 2 (subtipos H3, H4, H7, H10, H14, y H15). Los virus de influenza B no se clasifican en subtipos pero sí en dos líneas: la línea Victoria y la línea Yamagata.

La capacidad de los virus de influenza A para cambiar su antigenicidad mediante procesos de deriva antigénica (mutaciones puntuales) o reasortamiento genético (cambios en la composición del genoma) hace que sean un importante problema de salud pública. La vacunación es una herramienta fundamental para prevenir y controlar las infecciones por virus de influenza, pero su eficacia depende de la coincidencia entre los antígenos presentes en la vacuna y los circulantes en cada temporada. Por este motivo, la composición de la vacuna se actualiza anualmente para adaptarla a los subtipos circulantes.

La vigilancia virológica es una herramienta fundamental para el seguimiento de la actividad de los virus de influenza y su impacto en salud pública, ya que permite conocer la composición antigénica de los virus circulantes y evaluar la eficacia de las vacunas. En este contexto, se han desarrollado diferentes métodos moleculares para la detección y caracterización de estos virus.

La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es una técnica molecular ampliamente utilizada en el diagnóstico y vigilancia de los virus de influenza. La PCR permite detectar y amplificar secuencias específicas del genoma viral, lo que facilita su identificación y caracterización. Además, la PCR puede realizarse en tiempo real (RT-PCR), lo que permite obtener resultados más rápidos y precisos.

La secuenciación del genoma viral es otra técnica molecular utilizada en la vigilancia de los virus de influenza. La secuenciación permite determinar la composición genética de los virus circulantes, lo que facilita el seguimiento de su evolución y la identificación de nuevas variantes. Además, la secuenciación puede utilizarse para evaluar la eficacia de las vacunas y desarrollar nuevas estrategias de control y prevención.

La microscopía electrónica es una técnica utilizada en la caracterización de los virus de influenza. La microscopía electrónica permite visualizar la morfología y estructura de los virus, lo que facilita su identificación y caracterización. Además, la microscopía electrónica puede utilizarse para estudiar la interacción de los virus con las células huésped y evaluar la eficacia de los antivirales.

En conclusión, la vigilancia de los virus de influenza es una actividad importante en la prevención y control de las epidemias y pandemias. Las técnicas moleculares, como la RT-PCR, la secuenciación del genoma viral y la microscopía electrónica, son herramientas útiles en la identificación y caracterización de los virus circulantes. La vigilancia permite detectar nuevas variantes y evaluar la eficacia de las vacunas y antivirales, lo que contribuye a la prevención y control de las enfermedades infecciosas.