El síndrome de ojo seco es un trastorno multifactorial de la superficie ocular y del sistema lagrimal que se caracteriza por síntomas de sequedad ocular, sensación de cuerpo extraño, enrojecimiento, picazón, dolor, fatiga y visión borrosa. La disfunción de las glándulas lagrimales y la evaporación excesiva de las lágrimas son los principales factores que contribuyen a este síndrome. Las causas pueden incluir el envejecimiento, el uso prolongado de dispositivos digitales, el uso de lentes de contacto, ciertos medicamentos, enfermedades sistémicas y trastornos del sistema inmunológico. El diagnóstico se realiza mediante una evaluación completa de la historia clínica, los síntomas y un examen físico de los ojos. El tratamiento puede incluir el uso de lubricantes oftálmicos, inmunomoduladores tópicos, dispositivos de cierre temporal de los párpados, puntos de presión térmica y, en casos graves, cirugía para mejorar la función del sistema lagrimal.

En términos médicos, las 'lágrimas' se definen como líquidos claros secretados por las glándulas lacrimales, ubicadas en la parte superior e interna de los párpados. Las lágrimas humedecen los ojos, los protegen, y ayudan a mantener su superficie limpia y libre de polvo y otras partículas extrañas. La película lagrimal que recubre el ojo está compuesta por tres capas: una capa externa aceitosa secretada por las glándulas de Meibomio, una capa intermedia acuosa producida por las glándulas lacrimales y una capa interna mucinosa generada por las células caliciformes del epitelio conjuntival.

Las lágrimas desempeñan un papel crucial en la salud ocular, ya que proporcionan lubricación, reducen el riesgo de infección y mantienen la integridad de la superficie ocular. La producción excesiva de lágrimas puede ser una respuesta refleja a estímulos como irritantes en los ojos, cuerpos extraños, luces brillantes o emociones intensas, como el llanto. Por otro lado, la deficiencia en la producción de lágrimas puede conducir a condiciones como el síndrome del ojo seco, que puede causar molestias y complicaciones en los ojos.

La queratoconjunctivitis seca (QCS), también conocida como síndrome del ojo seco, es un trastorno ocular común en el que el ojo no produce suficientes lágrimas o las lágrimas que produce son de mala calidad y no pueden lubricar adecuadamente la superficie del ojo. Esto puede provocar una variedad de síntomas incómodos, como picazón, ardor, enrojecimiento, visión borrosa y sensibilidad a la luz.

La QCS se produce cuando el sistema lagrimal no funciona correctamente. Las lágrimas están compuestas por agua, aceites, mucina y proteínas, y desempeñan un papel importante en mantener la salud ocular al proporcionar lubricación, nutrición y protección contra infecciones e irritantes. Cuando el sistema lagrimal no produce suficientes lágrimas o las lágrimas son de mala calidad, la superficie del ojo puede secarse y enrojecerse, lo que puede provocar inflamación y daño a la córnea.

La QCS se puede clasificar en dos categorías principales: la forma "laga" o "no laga". La QCS laga se produce cuando el sistema lagrimal no produce suficientes lágrimas, mientras que la QCS no laga se produce cuando las lágrimas son de mala calidad y no pueden mantener adecuadamente la humectación ocular.

La QCS puede ser causada por una variedad de factores, como el envejecimiento, el uso de lentes de contacto, el uso de pantallas de computadora durante largos períodos de tiempo, los ambientes secos y polvorientos, las alergias, la deficiencia de vitamina A, el tabaquismo y ciertas condiciones médicas, como el síndrome de Sjögren, el lupus eritematoso sistémico y la artritis reumatoide.

El tratamiento de la QCS depende de la gravedad y la causa subyacente del problema. Los tratamientos pueden incluir el uso de lubricantes oculares, los cambios en el estilo de vida, como beber más agua y evitar los ambientes secos y polvorientos, y los medicamentos antiinflamatorios para reducir la inflamación y el dolor. En casos graves, se puede considerar la cirugía para corregir el problema.

En resumen, la QCS es una afección ocular común que se produce cuando la superficie del ojo se seca y enrojece debido a la falta de lágrimas suficientes o a las lágrimas de mala calidad. La QCS puede ser causada por una variedad de factores y el tratamiento depende de la gravedad y la causa subyacente del problema. Si experimenta síntomas de QCS, como ojos secos, enrojecidos, dolorosos o irritados, consulte a un oftalmólogo para obtener un diagnóstico y un tratamiento adecuados.

El aparato lagrimal es el sistema responsable de producir, almacenar y drenar las lágrimas en los ojos. Está compuesto por varias partes:

1. Glándula lagrimal: Esta glándula produce la mayor parte del líquido lagrimal que humedece y lubrica la superficie del ojo. Se encuentra en la parte superior y externa del ojo, detrás del borde de los párpados.
2. Conductos lagrimales: Son pequeños tubos que conectan la glándula lagrimal con los sacos lagrimales. Hay dos conductos lagrimales, uno en cada párpado superior e inferior.
3. Sacos lagrimales: Son pequeñas estructuras situadas en las esquinas internas de los ojos, donde se recogen las lágrimas antes de drenar hacia el conducto nasolagrimal.
4. Conducto nasolagrimal: Es un tubo delgado que conecta los sacos lagrimales con la nariz. Las lágrimas drenan a través de este conducto y terminan en la parte posterior de la garganta, donde se pueden tragar o eliminar por la respiración nasal.

El aparato lagrimal funciona mediante un mecanismo reflejo que produce lágrimas cuando el ojo está irritado o cuando una persona siente emociones fuertes como llanto o risa. También produce lágrimas de forma continua para mantener la superficie del ojo húmeda y protegida. Los problemas en el aparato lagrimal pueden causar sequedad ocular, infecciones o inflamación en los ojos.

Las soluciones oftálmicas son medicamentos líquidos estériles especialmente formulados para su aplicación en los ojos. Estas soluciones contienen una variedad de fármacos, como antibióticos, antivirales, esteroides u otros agentes terapéuticos, destinados a tratar diversas afecciones oculares, aliviar los síntomas oculars y promover la salud ocular.

Las soluciones oftálmicas se presentan en diferentes concentraciones y volúmenes, dependiendo del medicamento y de la dosis prescrita. Algunas deben administrarse varias veces al día, mientras que otras pueden ser de uso diario o eventual, según lo determine el profesional médico.

Estas soluciones oftálmicas deben manipularse con cuidado y esterilidad para evitar la contaminación y garantizar su eficacia terapéutica. Además, antes de aplicar cualquier medicamento en forma de solución oftálmica, se recomienda lavarse las manos y limpiar cuidadosamente el área alrededor del ojo para minimizar el riesgo de infección o irritación.

En resumen, las soluciones oftálmicas son medicamentos líquidos estériles específicamente diseñados para su aplicación en los ojos con el objetivo de tratar diversas afecciones oculares, aliviar los síntomas y promover la salud ocular.

La xeroftalmia es una afección ocular que se caracteriza por la sequedad extrema de los ojos, debido principalmente a la disminución en la producción de lágrimas. Esta condición está directamente relacionada con una deficiencia grave y prolongada de vitamina A, lo que lleva a una atrofia de las glándulas lagrimales.

La falta de lágrimas suficientes provoca que la córnea y la conjuntiva se resequen y engrosen, pudiendo presentarse costras en los párpados e incluso úlceras corneales. En casos avanzados, la xeroftalmia puede conducir a ceguera si no se trata adecuadamente.

Los síntomas más comunes de esta afección son: picazón y ardor en los ojos, sensación arenosa, visión borrosa, fotofobia (sensibilidad a la luz), y dolor ocular. Además, la sequedad extrema puede hacer que el paciente sea más susceptible a infecciones oculares.

La xeroftalmia es prevalente en países en vías de desarrollo donde las dietas carecen de alimentos ricos en vitamina A, como frutas y verduras. También puede darse en personas con trastornos gastrointestinales que impiden la absorción adecuada de esta vitamina. El tratamiento suele implicar suplementos de vitamina A y lubricantes oculares para aliviar los síntomas y prevenir complicaciones.

La conjuntiva es una membrana mucosa delgada y transparente que recubre la superficie interna de los párpados (conjunctiva palpebral) y la superficie blanca del ojo (conjunctiva bulbar). Su función principal es proteger el ojo de polvo, partículas extrañas y microorganismos, además de producir lágrimas para mantener la humectación ocular. La inflamación o infección de la conjuntiva se conoce como conjunctivitis.

Espero que esta información sea útil. Si necesita más detalles o aclaraciones, no dude en preguntar.

"Tamarindus" es un género botánico que se refiere a un árbol tropical, "Tamarindus indica", originario de África tropical. Aunque no es común encontrar una definición médica específica para este término, los diferentes componentes del árbol y su fruto pueden tener diversas aplicaciones en el ámbito medicinal.

La fruta del tamarindo contiene varios nutrientes y compuestos bioactivos, como ácidos orgánicos, azúcares, vitaminas y minerales. Puede ofrecer beneficios para la salud, como aliviar el estreñimiento debido a su alto contenido de fibra y actuar como antiinflamatorio y analgésico gracias a los ácidos fenólicos presentes en su composición. Además, se ha demostrado que el extracto de corteza del árbol tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el consumo excesivo de tamarindo puede provocar efectos secundarios adversos, como diarrea, flatulencia e interacciones con ciertos medicamentos. Por lo tanto, antes de utilizar el tamarindo con fines medicinales, se recomienda consultar a un profesional médico o herbolario para obtener asesoramiento individualizado y garantizar una utilización segura y eficaz.

La fluorofotometría es una técnica de medición que involucra la fluorescencia, un fenómeno en el que ciertas moléculas, llamadas fluorocromos o sondas fluorescentes, absorben luz de una longitud de onda específica y luego emiten luz a una longitud de onda diferente y generalmente más larga. La fluorofotometría mide la intensidad de esta luz emitida para determinar la concentración de la molécula fluorescente en una muestra.

En un contexto médico, la fluorofotometría se utiliza a menudo en investigación y diagnóstico, especialmente en áreas como la citometría de flujo, la microscopía confocal y la tomografía por emisión de positrones (PET). Por ejemplo, las sondas fluorescentes pueden unirse específicamente a marcadores tumorales o patógenos, lo que permite detectar y cuantificar estas moléculas en tejidos u otros fluidos corporales.

La fluorofotometría ofrece varias ventajas sobre otras técnicas de detección, como una alta sensibilidad y especificidad, la capacidad de multiplexación (es decir, medir múltiples moléculas simultáneamente) y la posibilidad de realizar análisis en tiempo real. Sin embargo, también tiene algunas limitaciones, como la fotoblanqueamiento (disminución de la intensidad de fluorescencia con el tiempo) y la autofluorescencia de los tejidos y las moléculas no objetivo, que pueden interferir con la señal deseada.

La Rosa Bengala, también conocida como Rosa de Bangladés o Rosa de Jericó, es una planta medicinal adaptógena que se utiliza en la medicina tradicional. Sin embargo, no existe una definición médica específica para 'Rosa Bengala' ya que no se refiere a un término médico sino a un nombre común de una planta.

La Rosa Bengala se identifica botánicamente como Crypsis schoenoides o Oldenlandia corymbosa, y pertenece a la familia Rubiaceae. La planta es originaria del sur y sureste de Asia, incluidos los países como India, Bangladés y Sri Lanka.

En la medicina tradicional, se utiliza principalmente para tratar problemas renales y hepáticos, así como para reducir la fiebre y aliviar los síntomas de resfriados y gripe. También se cree que tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y diuréticas.

Sin embargo, es importante señalar que aunque la Rosa Bengala ha sido utilizada en la medicina tradicional durante siglos, los estudios científicos sobre su eficacia y seguridad son limitados. Por lo tanto, se recomienda consultar a un profesional médico antes de utilizar cualquier producto a base de Rosa Bengala con fines terapéuticos.

En términos médicos, un síndrome se refiere a un conjunto de signos y síntomas que ocurren juntos y pueden indicar una condición particular o enfermedad. Los síndromes no son enfermedades específicas por sí mismos, sino más bien una descripción de un grupo de características clínicas.

Un síndrome puede involucrar a varios órganos y sistemas corporales, y generalmente es el resultado de una combinación de factores genéticos, ambientales o adquiridos. Algunos ejemplos comunes de síndromes incluyen el síndrome de Down, que se caracteriza por retraso mental, rasgos faciales distintivos y problemas de salud congénitos; y el síndrome metabólico, que implica una serie de factores de riesgo cardiovascular como obesidad, diabetes, presión arterial alta e hiperlipidemia.

La identificación de un síndrome a menudo ayuda a los médicos a hacer un diagnóstico más preciso y a desarrollar un plan de tratamiento apropiado para el paciente.

La córnea es la parte transparente y avanzada de la estructura del ojo que se encarga de refractar (dirigir) la luz hacia la parte posterior del ojo. Es una membrana fina, resistente y flexible compuesta por tejido conjuntivo con cinco capas: epitelio, membrana de Bowman, estroma, membrana de Descemet y endotelio. La córnea protege el ojo contra los daños mecánicos, desempeña un papel importante en la focalización de la luz y constituye aproximadamente dos tercios del poder refractivo total del ojo. Cualquier cambio en su claridad o integridad puede afectar significativamente la visión.

El ojo, también conocido como glóbulo ocular, es el órgano sensorial responsable de la recepción y procesamiento de estímulos visuales en humanos y animales. Se compone de varias partes que trabajan juntas para permitir la visión:

1. La córnea: es la parte transparente y externa del ojo que protege el interior y ayuda a enfocar la luz.
2. El iris: es el anillo de color alrededor de la pupila que regula la cantidad de luz que entra en el ojo, dilatándose o contraiéndose.
3. La pupila: es la abertura negra en el centro del iris a través de la cual la luz entra en el ojo.
4. El cristalino: es una lente biconvexa situada detrás de la pupila que ayuda a enfocar la luz en la retina.
5. La retina: es la membrana interna del ojo donde se encuentran los fotorreceptores (conos y bastones) que convierten la luz en impulsos nerviosos.
6. El nervio óptico: es el haz de fibras nerviosas que transmite los impulsos nerviosos desde la retina al cerebro, donde se interpretan como imágenes visuales.
7. El humor acuoso y el humor vítreo: son líquidos claros que llenan diferentes partes del ojo y ayudan a mantener su forma y función.

La salud ocular es fundamental para una buena visión y calidad de vida, por lo que es importante someterse a exámenes oftalmológicos regulares y proteger los ojos de lesiones y enfermedades.

Un coloboma es una brecha o abertura congénita en alguna estructura del ojo que ocurre durante el desarrollo fetal. Usualmente se encuentra en la parte posterior del iris (la parte coloreada del ojo), pero también puede afectar al cristalino, la coroides (una membrana que contiene vasos sanguíneos y nutre los tejidos del ojo), la retina o el disco óptico.

Este defecto se produce cuando el tejido ocular no se cierra completamente durante las primeras etapas del desarrollo embrionario, dejando una abertura en forma de cuña o luna creciente. La gravedad y el tamaño del coloboma pueden variar considerablemente, desde pequeñas perforaciones casi invisibles hasta grandes lagunas que afectan significativamente la visión.

En algunos casos, los colobomas no causan ningún problema de visión y solo representan un defecto cosmético leve. Sin embargo, cuando el coloboma involucra al disco óptico o la retina, puede provocar deficiencias visuales graves, como ambliopía (ojo vago), estrabismo (desalineación de los ojos) o incluso ceguera parcial o total en el ojo afectado.

El coloboma es una condición congénita que no tiene cura, pero su impacto en la visión puede mitigarse mediante el uso de lentes correctoras, terapia visual o, en casos graves, cirugía reconstructiva. Es importante realizar un seguimiento y control regular con un oftalmólogo para monitorear el desarrollo del ojo y prevenir complicaciones adicionales.

El ano imperforado es una malformación congénita en la cual el orificio normal del ano no está presente o se encuentra obstruido. Normalmente, durante el desarrollo fetal, el canal anal se forma cuando el extremo inferior del intestino se extiende y se une con la piel del perineo (la zona entre el escroto o los labios mayores y el ano). Si este proceso no se completa correctamente, el bebé nacerá con el ano imperforado.

Esta condición puede variar en gravedad, desde una membrana delgada que cubre parcial o completamente el orificio anal, hasta la ausencia total del canal anal. En casos más graves, el intestino puede terminar en un saco ciego en el perineo, lo que se conoce como un recto corto o atrésico.

El ano imperforado suele ir acompañado de otras malformaciones, especialmente de los sistemas digestivo, urinario y genital. Entre las más comunes se encuentran la fístula anal (un conducto anormal entre el recto y la piel), la estenosis anal (un estrechamiento del canal anal), la duplicación intestinal y los defectos del esfínter anal.

El tratamiento suele consistir en una cirugía para crear un orificio anal adecuado y corregir cualquier otra malformación asociada. El pronóstico generalmente es bueno si la intervención se realiza de manera oportuna y no existen otras complicaciones graves. Sin embargo, los bebés con ano imperforado pueden tener problemas para controlar las deposiciones (incontinencia fecal) después de la cirugía, especialmente si también tienen defectos en el esfínter anal.

El ácido hialurónico es un tipo de molécula de glucosaminoglicano, que se encuentra naturalmente en el cuerpo humano, especialmente en los tejidos conectivos, el humor vítreo del ojo y el líquido sinovial de las articulaciones.

En medicina, el ácido hialurónico se utiliza a menudo como un agente terapéutico inyectable para aliviar el dolor articular asociado con la osteoartritis y otras afecciones degenerativas de las articulaciones. También se utiliza en cirugía estética, especialmente en el relleno dérmico para suavizar las arrugas y restaurar el volumen perdido en la piel.

El ácido hialurónico tiene propiedades únicas que lo hacen ideal para su uso en medicina. Posee una alta viscoelasticidad, lo que significa que puede proporcionar un efecto amortiguador y lubricante en las articulaciones. También es altamente hidratante, ya que puede atraer y retener grandes cantidades de agua, lo que ayuda a mantener la integridad estructural de los tejidos conectivos y la piel.

En general, el ácido hialurónico se considera un tratamiento seguro y efectivo para una variedad de afecciones médicas y estéticas, aunque pueden ocurrir reacciones adversas en algunos casos. Como con cualquier procedimiento médico o terapéutico, es importante consultar con un profesional médico calificado antes de tomar decisiones sobre el tratamiento.

Los cromosomas humanos del par 22, también conocidos como cromosoma 22, son uno de los 23 pares de cromosomas humanos. Los cromosomas son las estructuras en las que reside el material genético hereditario de todos los seres vivos. El par 22 está compuesto por dos cromosomas idénticos, cada uno de los cuales mide aproximadamente 0.67-0.85 micrómetros de largo.

El cromosoma 22 es el segundo cromosoma más pequeño en términos de longitud y contiene alrededor del 1,5% del total de ADN presente en una célula humana. Contiene entre 400 y 500 genes, que son secuencias específicas de ADN que contienen la información necesaria para producir proteínas y otros productos genéticos importantes.

El cromosoma 22 es particularmente conocido por albergar el gen NF1, que está asociado con el neurofibromatosis tipo 1, una enfermedad hereditaria que afecta al sistema nervioso y causa tumores benignos. También contiene el gen EGFR, que se ha relacionado con ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de pulmón y el cáncer de mama.

Además, una región específica del brazo corto del cromosoma 22, conocida como region 11.22, se ha asociado con un trastorno genético llamado síndrome de DiGeorge, que se caracteriza por anomalías cardiovasculares, retrasos en el desarrollo y deficiencias inmunológicas. Esta región contiene una serie de genes importantes para el desarrollo normal del cuerpo humano.

Las anomalías múltles son una condición médica en la que un individuo presenta más de una anomalía congénita o malformación. Estas anomalías pueden afectar diferentes partes del cuerpo y pueden variar en gravedad desde leves hasta graves.

Las causas de las anomalías múltiples pueden ser genéticas, ambientales o una combinación de ambas. Algunos ejemplos de síndromes que involucran anomalías múltiples incluyen el síndrome de Down, el síndrome de Turner y el síndrome de Noonan.

El tratamiento para las anomalías múltiples depende del tipo y la gravedad de las malformaciones. Puede incluir cirugía, terapia física o ocupacional, y management médico a largo plazo. En algunos casos, el pronóstico puede ser favorable con un tratamiento y manejo adecuados, mientras que en otros casos las anomalías múltiples pueden ser letales.

Es importante que los individuos con anomalías múltiples reciban atención médica especializada y seguimiento regular para garantizar la mejor calidad de vida posible.

No existe una definición médica específica para "Enciclopedias como Asunto" ya que esta frase parece ser una expresión coloquial o un título en lugar de un término médico. Sin embargo, si nos referimos al término "enciclopedia" desde un punto de vista educativo o del conocimiento, podríamos decir que se trata de una obra de consulta que contiene información sistemática sobre diversas áreas del conocimiento, organizadas alfabética o temáticamente.

Si "Enciclopedias como Asunto" se refiere a un asunto médico en particular, podría interpretarse como el estudio o la investigación de diferentes aspectos relacionados con las enciclopedias médicas, como su historia, desarrollo, contenido, estructura, impacto en la práctica clínica y la educación médica, entre otros.

Sin un contexto más específico, es difícil proporcionar una definición médica precisa de "Enciclopedias como Asunto".

MedlinePlus es un servicio de información de salud proporcionado por la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Ofrece información confiable y de alta calidad sobre enfermedades, condiciones y wellness, así como temas de salud para el consumidor. La información está disponible en inglés y español y es escrita en un lenguaje fácil de entender. También proporciona acceso a los recursos de salud de la National Library of Medicine, incluidos artículos médicos revisados por profesionales en PubMed, ensayos clínicos y estudios de salud, así como herramientas interactivas para ayudar a las personas a comprender mejor su salud.

La deficiencia de vitamina A se refiere a un trastorno nutricional que ocurre cuando una persona no consume suficiente cantidad de vitamina A durante un período prolongado. La vitamina A es una vitamina liposoluble esencial que desempeña un papel crucial en la visión, el crecimiento y desarrollo, la función inmunológica y la salud de la piel.

La deficiencia de vitamina A puede causar diversos problemas de salud, especialmente en los niños y las mujeres embarazadas. Los síntomas más comunes incluyen:

1. Ceguera nocturna: La falta de vitamina A puede afectar la capacidad de la retina para absorber la luz, lo que dificulta la visión en condiciones de poca luz.
2. Xeroftalmia: Esta es una enfermedad ocular que se caracteriza por sequedad y descamación de los párpados y las membranas mucosas de los ojos, lo que puede conducir a infecciones oculares y cicatrización de la córnea.
3. Disminución de la resistencia a las infecciones: La vitamina A es esencial para el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico, y su deficiencia puede aumentar el riesgo de infecciones respiratorias y diarreicas.
4. Retraso del crecimiento y desarrollo: La vitamina A desempeña un papel importante en el crecimiento y desarrollo normales, y su deficiencia puede afectar negativamente el crecimiento y desarrollo de los niños.
5. Anemia: La deficiencia de vitamina A también puede contribuir al desarrollo de anemia ferropénica, ya que la vitamina A es necesaria para la absorción adecuada del hierro.

La deficiencia de vitamina A se puede prevenir y tratar mediante el consumo adecuado de alimentos ricos en vitamina A, como verduras de hoja verde, zanahorias, calabaza, hígado y productos lácteos. También están disponibles suplementos dietéticos que contienen vitamina A.

La opacidad de la córnea se refiere a un estado en el que la córnea, la parte transparente y delantera del ojo, se vuelve nublada o nebulosa, lo que provoca una disminución en la agudeza visual. La córnea es responsable de aproximadamente el 60-75% de la potencia refractiva total del ojo, por lo que cualquier cambio en su transparencia puede afectar significativamente la visión.

La opacidad de la córnea puede ser causada por una variedad de factores, incluyendo enfermedades infecciosas, traumatismos, trastornos congénitos, degeneraciones y distrofias corneales, quemaduras químicas o térmicas, y cicatrices corneales. Los síntomas pueden incluir visión borrosa, halos alrededor de las luces, sensibilidad a la luz, dolor ocular y enrojecimiento. El tratamiento depende de la causa subyacente y puede variar desde medicamentos hasta procedimientos quirúrgicos como un trasplante de córnea.

La queratoconjunctivitis es una afección ocular que involucra la inflamación simultánea de la córnea (la superficie transparente del ojo) y la conjuntiva (la membrana mucosa que recubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo). Puede ser causada por varios factores, incluyendo infecciones virales, bacterianas o fúngicas, reacciones alérgicas, irritantes químicos o ambientales, y trastornos del sistema inmunológico.

Los síntomas más comunes de la queratoconjunctivitis incluyen enrojecimiento e hinchazón de los ojos, picor, ardor, lagrimeo excesivo, sensibilidad a la luz y visión borrosa. El tratamiento dependerá de la causa subyacente; por lo general, implica el uso de medicamentos antiinflamatorios, antibióticos o antivirales, y colirios artificiales para aliviar los síntomas. En casos graves o crónicos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica.