La radiometría es una rama de la física que se ocupa del estudio y la medición de las propiedades radiantes, como la intensidad, la fluencia y la absorción, de la radiación electromagnética y corpuscular. En un contexto médico, la radiometría se utiliza a menudo en relación con la medición de la dosis de radiación ionizante absorbida por el tejido corporal durante procedimientos de diagnóstico por imágenes o terapias de radiación.

La unidad básica de medida en radiometría es el vatio (W), que mide la potencia radiante, o la cantidad de energía transportada por la radiación por unidad de tiempo. Otras unidades importantes incluyen el joule (J), que mide la energía radiante total, y el culombio (C), que mide la carga eléctrica transportada por la radiación.

En medicina, la radiometría se utiliza a menudo para garantizar una exposición segura a la radiación durante los procedimientos de diagnóstico por imágenes y las terapias de radiación. Esto incluye el uso de dispositivos de detección de radiación, como los dosímetros personales y los detectores de radiación portátiles, para medir la exposición a la radiación en tiempo real y garantizar que se mantengan dentro de los límites seguros.

También se utiliza en la investigación médica y biológica para estudiar los efectos de la radiación en las células y los tejidos, y en el desarrollo e implementación de nuevas tecnologías de diagnóstico por imágenes y terapias de radiación.

En términos médicos, el término "microondas" no se utiliza generalmente para describir una condición médica o un proceso fisiológico. Sin embargo, en un contexto más amplio, las microondas son un tipo de radiación electromagnética con longitudes de onda más cortas que las radiofrecuencias pero más largas que la luz infrarroja.

En el ámbito del cuidado de la salud, se utilizan los hornos de microondas para calentar o cocinar alimentos rápidamente en entornos clínicos y hospitalarios. También existen aplicaciones terapéuticas limitadas de la tecnología de microondas en el campo médico, como el tratamiento del dolor crónico y algunos tipos de cáncer, aunque estas aplicaciones son relativamente infrecuentes y a menudo experimentales.

Es importante señalar que no existe evidencia concluyente de que la exposición a los campos electromagnéticos generados por los hornos de microondas o las torres de telefonía móvil tenga efectos adversos sobre la salud en niveles normales de exposición.

La "Temperatura Ambiental" en un contexto médico generalmente se refiere a la medición de la temperatura del aire que rodea al paciente o sujeto. Se mide normalmente con un termómetro y se expresa generalmente en grados Celsius (°C) o Fahrenheit (°F).

En el cuidado clínico, la temperatura ambiental adecuada es importante para el confort del paciente, así como para el correcto funcionamiento del equipo médico. Por ejemplo, algunos medicamentos y vacunas deben almacenarse a temperaturas específicas.

También es un factor a considerar en el manejo de pacientes con patologías que alteran la termorregulación corporal, como las infecciones graves, los traumatismos severos o las enfermedades neurológicas. En estos casos, mantener una temperatura ambiental controlada puede contribuir a prevenir hipotermia o hipertermia, condiciones que podrían empeorar el estado del paciente.