No existe una definición médica específica para "Enciclopedias como Asunto" ya que esta frase parece ser una expresión coloquial o un título en lugar de un término médico. Sin embargo, si nos referimos al término "enciclopedia" desde un punto de vista educativo o del conocimiento, podríamos decir que se trata de una obra de consulta que contiene información sistemática sobre diversas áreas del conocimiento, organizadas alfabética o temáticamente.

Si "Enciclopedias como Asunto" se refiere a un asunto médico en particular, podría interpretarse como el estudio o la investigación de diferentes aspectos relacionados con las enciclopedias médicas, como su historia, desarrollo, contenido, estructura, impacto en la práctica clínica y la educación médica, entre otros.

Sin un contexto más específico, es difícil proporcionar una definición médica precisa de "Enciclopedias como Asunto".

MedlinePlus es un servicio de información de salud proporcionado por la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Ofrece información confiable y de alta calidad sobre enfermedades, condiciones y wellness, así como temas de salud para el consumidor. La información está disponible en inglés y español y es escrita en un lenguaje fácil de entender. También proporciona acceso a los recursos de salud de la National Library of Medicine, incluidos artículos médicos revisados por profesionales en PubMed, ensayos clínicos y estudios de salud, así como herramientas interactivas para ayudar a las personas a comprender mejor su salud.

El síndrome de ojo seco es un trastorno multifactorial de la superficie ocular y del sistema lagrimal que se caracteriza por síntomas de sequedad ocular, sensación de cuerpo extraño, enrojecimiento, picazón, dolor, fatiga y visión borrosa. La disfunción de las glándulas lagrimales y la evaporación excesiva de las lágrimas son los principales factores que contribuyen a este síndrome. Las causas pueden incluir el envejecimiento, el uso prolongado de dispositivos digitales, el uso de lentes de contacto, ciertos medicamentos, enfermedades sistémicas y trastornos del sistema inmunológico. El diagnóstico se realiza mediante una evaluación completa de la historia clínica, los síntomas y un examen físico de los ojos. El tratamiento puede incluir el uso de lubricantes oftálmicos, inmunomoduladores tópicos, dispositivos de cierre temporal de los párpados, puntos de presión térmica y, en casos graves, cirugía para mejorar la función del sistema lagrimal.

En términos médicos, las 'lágrimas' se definen como líquidos claros secretados por las glándulas lacrimales, ubicadas en la parte superior e interna de los párpados. Las lágrimas humedecen los ojos, los protegen, y ayudan a mantener su superficie limpia y libre de polvo y otras partículas extrañas. La película lagrimal que recubre el ojo está compuesta por tres capas: una capa externa aceitosa secretada por las glándulas de Meibomio, una capa intermedia acuosa producida por las glándulas lacrimales y una capa interna mucinosa generada por las células caliciformes del epitelio conjuntival.

Las lágrimas desempeñan un papel crucial en la salud ocular, ya que proporcionan lubricación, reducen el riesgo de infección y mantienen la integridad de la superficie ocular. La producción excesiva de lágrimas puede ser una respuesta refleja a estímulos como irritantes en los ojos, cuerpos extraños, luces brillantes o emociones intensas, como el llanto. Por otro lado, la deficiencia en la producción de lágrimas puede conducir a condiciones como el síndrome del ojo seco, que puede causar molestias y complicaciones en los ojos.

La queratoconjunctivitis seca (QCS), también conocida como síndrome del ojo seco, es un trastorno ocular común en el que el ojo no produce suficientes lágrimas o las lágrimas que produce son de mala calidad y no pueden lubricar adecuadamente la superficie del ojo. Esto puede provocar una variedad de síntomas incómodos, como picazón, ardor, enrojecimiento, visión borrosa y sensibilidad a la luz.

La QCS se produce cuando el sistema lagrimal no funciona correctamente. Las lágrimas están compuestas por agua, aceites, mucina y proteínas, y desempeñan un papel importante en mantener la salud ocular al proporcionar lubricación, nutrición y protección contra infecciones e irritantes. Cuando el sistema lagrimal no produce suficientes lágrimas o las lágrimas son de mala calidad, la superficie del ojo puede secarse y enrojecerse, lo que puede provocar inflamación y daño a la córnea.

La QCS se puede clasificar en dos categorías principales: la forma "laga" o "no laga". La QCS laga se produce cuando el sistema lagrimal no produce suficientes lágrimas, mientras que la QCS no laga se produce cuando las lágrimas son de mala calidad y no pueden mantener adecuadamente la humectación ocular.

La QCS puede ser causada por una variedad de factores, como el envejecimiento, el uso de lentes de contacto, el uso de pantallas de computadora durante largos períodos de tiempo, los ambientes secos y polvorientos, las alergias, la deficiencia de vitamina A, el tabaquismo y ciertas condiciones médicas, como el síndrome de Sjögren, el lupus eritematoso sistémico y la artritis reumatoide.

El tratamiento de la QCS depende de la gravedad y la causa subyacente del problema. Los tratamientos pueden incluir el uso de lubricantes oculares, los cambios en el estilo de vida, como beber más agua y evitar los ambientes secos y polvorientos, y los medicamentos antiinflamatorios para reducir la inflamación y el dolor. En casos graves, se puede considerar la cirugía para corregir el problema.

En resumen, la QCS es una afección ocular común que se produce cuando la superficie del ojo se seca y enrojece debido a la falta de lágrimas suficientes o a las lágrimas de mala calidad. La QCS puede ser causada por una variedad de factores y el tratamiento depende de la gravedad y la causa subyacente del problema. Si experimenta síntomas de QCS, como ojos secos, enrojecidos, dolorosos o irritados, consulte a un oftalmólogo para obtener un diagnóstico y un tratamiento adecuados.

El aparato lagrimal es el sistema responsable de producir, almacenar y drenar las lágrimas en los ojos. Está compuesto por varias partes:

1. Glándula lagrimal: Esta glándula produce la mayor parte del líquido lagrimal que humedece y lubrica la superficie del ojo. Se encuentra en la parte superior y externa del ojo, detrás del borde de los párpados.
2. Conductos lagrimales: Son pequeños tubos que conectan la glándula lagrimal con los sacos lagrimales. Hay dos conductos lagrimales, uno en cada párpado superior e inferior.
3. Sacos lagrimales: Son pequeñas estructuras situadas en las esquinas internas de los ojos, donde se recogen las lágrimas antes de drenar hacia el conducto nasolagrimal.
4. Conducto nasolagrimal: Es un tubo delgado que conecta los sacos lagrimales con la nariz. Las lágrimas drenan a través de este conducto y terminan en la parte posterior de la garganta, donde se pueden tragar o eliminar por la respiración nasal.

El aparato lagrimal funciona mediante un mecanismo reflejo que produce lágrimas cuando el ojo está irritado o cuando una persona siente emociones fuertes como llanto o risa. También produce lágrimas de forma continua para mantener la superficie del ojo húmeda y protegida. Los problemas en el aparato lagrimal pueden causar sequedad ocular, infecciones o inflamación en los ojos.

Las soluciones oftálmicas son medicamentos líquidos estériles especialmente formulados para su aplicación en los ojos. Estas soluciones contienen una variedad de fármacos, como antibióticos, antivirales, esteroides u otros agentes terapéuticos, destinados a tratar diversas afecciones oculares, aliviar los síntomas oculars y promover la salud ocular.

Las soluciones oftálmicas se presentan en diferentes concentraciones y volúmenes, dependiendo del medicamento y de la dosis prescrita. Algunas deben administrarse varias veces al día, mientras que otras pueden ser de uso diario o eventual, según lo determine el profesional médico.

Estas soluciones oftálmicas deben manipularse con cuidado y esterilidad para evitar la contaminación y garantizar su eficacia terapéutica. Además, antes de aplicar cualquier medicamento en forma de solución oftálmica, se recomienda lavarse las manos y limpiar cuidadosamente el área alrededor del ojo para minimizar el riesgo de infección o irritación.

En resumen, las soluciones oftálmicas son medicamentos líquidos estériles específicamente diseñados para su aplicación en los ojos con el objetivo de tratar diversas afecciones oculares, aliviar los síntomas y promover la salud ocular.