La mala conducta profesional en el ámbito médico se refiere a un comportamiento inapropiado, impropio o negligente por parte de un profesional médico que viola los estándares éticos y legales establecidos para la práctica médica. Esto puede incluir una variedad de acciones, como mentir sobre las calificaciones o experiencia, prescribir medicamentos innecesariamente o inapropiadamente, participar en actividades sexuales con pacientes, divulgar información confidencial del paciente sin su consentimiento, o ejercer la medicina bajo los efectos del alcohol o drogas.

La mala conducta profesional puede dar lugar a sanciones disciplinarias, que pueden incluir advertencias, suspensiones o incluso la revocación de la licencia para practicar medicina. Además de las consecuencias legales y reglamentarias, la mala conducta profesional también puede dañar la reputación del médico y erosionar la confianza del público en la profesión médica en su conjunto.

Es importante destacar que la mala conducta profesional no solo se refiere a acciones intencionales o deliberadas, sino también a las acciones negligentes o imprudentes que puedan poner en peligro la seguridad o el bienestar de los pacientes. Todos los profesionales médicos tienen la responsabilidad ética y legal de mantener altos estándares de conducta y cuidado en su práctica clínica.

La mala conducta científica se refiere a los comportamientos y prácticas deshonestas o fraudulentas en el contexto de la investigación científica. Aunque no existe una definición universalmente aceptada, generalmente incluye acciones como fabricar, falsificar o manipular datos, plagiar el trabajo de otros, distorsionar resultados o conclusiones para encajarlas en un modelo teórico preconcebido, o no dar crédito adecuado a los colaboradores. También puede incluir la falta de transparencia en la metodología utilizada, el ocultamiento deliberado de conflictos de intereses y la retención injustificada de datos.

La mala conducta científica socava la integridad del proceso científico, puede conducir a conclusiones erróneas o irreproducibles y erosiona la confianza pública en la ciencia. Por lo tanto, se considera un asunto grave que merece una investigación minuciosa y sanciones apropiadas cuando se descubre.

La retractación de publicación es un comunicado oficial emitido por los editores de una revista médica o científica para retirar un artículo previamente publicado. Esta acción se realiza cuando surgen evidencias de errores graves, inexactitudes, falta de integridad en el proceso de investigación o fraude en el trabajo publicado.

La retractación de publicación como asunto es el propio artículo de retracción que explica los motivos y circunstancias que han llevado a tomar esta decisión. Este documento se publica generalmente en la misma revista donde apareció el artículo original y puede ser firmado por el autor, coautores o incluso por los editores de la revista.

La retractación no solo ayuda a corregir el registro científico sino que también alerta a la comunidad académica sobre posibles problemas en la investigación y evita la difusión de información incorrecta o fraudulenta. Además, proporciona transparencia en el proceso editorial y mantiene la confianza en la integridad de las publicaciones científicas.

El United States Office of Research Integrity (ORI) es el organismo gubernamental encargado de supervisar y promover la integridad de la investigación biomédica y comportamental financiada por los Institutos Nacionales de Salud (NIH), la Administración de Salud y Servicios Humanos (HHS) y otras agencias federales en los Estados Unidos.

La ORI se estableció en 1989 como parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., y su misión es fomentar la integridad de la investigación al educar a los investigadores e instituciones sobre las normas éticas y legales, promover la cultura de la integridad en la investigación, supervisar las investigaciones sobre posibles infracciones de la integridad de la investigación y tomar medidas correctivas cuando sea necesario.

La ORI trabaja en estrecha colaboración con los institutos de investigación y las instituciones académicas para garantizar que se sigan las normas éticas y legales en la conducción de la investigación, y para abordar cualquier problema de integridad que pueda surgir. La oficina también es responsable de administrar el programa de educación y capacitación en integridad de la investigación del HHS, que brinda recursos y herramientas a los investigadores y personal de apoyo para promover la integridad en la investigación.

En el contexto de la publicación académica y científica, una "Duplicate Publication" o "Publicación Duplicada" se refiere a la presentación del mismo estudio o investigación en más de una revista u otra plataforma de publicación, ya sea en su totalidad o en parte, sin el consentimiento previo y adecuado de los editores. Esto incluye la publicación de artículos idénticos o substantivamente similares en diferentes revistas, así como dividir los resultados de un estudio en múltiples publicaciones (conocido como "salami slicing").

La publicación duplicada como asunto es considerada una mala práctica académica y ética. Puede conducir a sanciones graves, incluyendo la retirada del artículo publicado, la prohibición de presentar futuras contribuciones a la revista en cuestión, o incluso el daño a la reputación y credibilidad del autor. Los lectores, investigadores y editores dependen de la integridad del registro científico y la publicación duplicada socava esta confianza. Además, puede resultar en un desperdicio de recursos, ya que los artículos duplicados pueden ser indexados y citados, lo que lleva a una duplicación de esfuerzos y datos.

Para evitar la publicación duplicada, se recomienda a los autores que lean las directrices de presentación de manuscritos de las revistas y sigan las pautas éticas establecidas por los comités de ética de publicaciones, como el Comité de Ética de Publicaciones (COPE). Antes de enviar un artículo, los autores también deben verificar si los resultados o conclusiones del estudio ya se han publicado previamente. Si una parte del trabajo ha sido publicada previamente, los autores deben citar esa publicación y explicar claramente cómo el nuevo manuscrito contribuye al campo de estudio.

No existe una definición médica específica para "Políticas Editoriales" ya que este término se refiere más a la publicación y comunicación de información, en lugar a un concepto médico o clínico. Sin embargo, las políticas editoriales son sumamente importantes en el campo médico y de la salud, especialmente en relación con la publicación de artículos científicos y estudios médicos.

Las políticas editoriales en este contexto suelen establecer los criterios y directrices que una revista u organización sigue para garantizar la integridad, calidad y ética en la publicación de contenidos relacionados con la medicina y la salud. Algunos aspectos que pueden estar cubiertos por las políticas editoriales incluyen:

1. Requisitos de presentación y formato para los artículos.
2. Normas éticas para autores, revisores y editores, como evitar el plagio, conflicto de intereses y divulgación completa de los fondos y afiliaciones.
3. Proceso de revisión por pares y criterios de evaluación de artículos.
4. Directrices para la publicación de datos y estadísticas, así como el manejo de información confidencial.
5. Políticas sobre retracciones, correcciones y actualizaciones de artículos previamente publicados.
6. Normas de acceso abierto u open access y derechos de autor.

Las políticas editoriales ayudan a garantizar que los artículos y estudios médicos se publiquen de manera transparente, precisa y responsable, lo que contribuye al avance del conocimiento médico y a la mejora de la atención clínica.