La osteogénesis por distracción es un procedimiento quirúrgico utilizado en la cirugía ortopédica y maxilofacial para alargar huesos o mejorar su forma. Consiste en cortar cuidadosamente el hueso y luego colocar gradualmente tensión sobre los extremos del hueso, lo que estimula el crecimiento óseo nuevo.

Este proceso se realiza mediante la instalación de un dispositivo especial, llamado distractor, que consta de dos partes: una fija y otra móvil. La parte móvil se mueve lentamente cada día para crear tensión entre los extremos del hueso. Esta tensión induce la formación de tejido óseo nuevo en el espacio resultante entre los extremos del hueso, un proceso llamado distracción osteogénesis.

La osteogénesis por distracción se utiliza a menudo para tratar una variedad de condiciones ortopédicas y maxilofaciales, como la enanismo, las fracturas complejas, las deformidades congénitas o adquiridas del esqueleto y los defectos óseos grandes. También se ha utilizado en cirugía reconstructiva para reconstruir huesos faciales dañados o perdidos debido a traumatismos, cáncer u otras enfermedades.

El proceso de distracción osteogénesis generalmente se lleva a cabo en dos etapas: la primera es la fase quirúrgica, en la que se coloca el dispositivo y se realiza el corte óseo; y la segunda es la fase de distracción, en la que se aplica gradualmente la tensión al hueso para inducir el crecimiento óseo nuevo. La velocidad y duración de la fase de distracción varían según el paciente y la ubicación del hueso, pero generalmente se realiza durante un período de varias semanas a meses.

Después de la fase de distracción, el dispositivo se retira quirúrgicamente y se permite que el nuevo hueso se consolide y madure durante un período adicional de tiempo. Durante este tiempo, se pueden realizar fisioterapia o terapia ocupacional para ayudar al paciente a adaptarse a su nueva estructura ósea y mejorar su función y movilidad.

Aunque la distracción osteogénesis es una técnica efectiva para tratar una variedad de condiciones ortopédicas y maxilofaciales, también conlleva algunos riesgos y complicaciones potenciales. Estos pueden incluir infecciones, daño nervioso o vascular, fracturas óseas, dolor, hinchazón y moretones. Además, el proceso de distracción osteogénesis puede ser largo y doloroso, y requiere un compromiso a largo plazo del paciente y su familia para seguir las instrucciones postoperatorias y asistir a todas las citas de seguimiento.

En general, la distracción osteogénesis es una técnica efectiva y segura para tratar una variedad de condiciones ortopédicas y maxilofaciales en niños y adultos. Si está considerando este procedimiento, hable con su médico sobre los beneficios y riesgos potenciales y asegúrese de seguir todas las instrucciones postoperatorias cuidadosamente para garantizar una recuperación exitosa.

No existe una definición médica específica para "Enciclopedias como Asunto" ya que esta frase parece ser una expresión coloquial o un título en lugar de un término médico. Sin embargo, si nos referimos al término "enciclopedia" desde un punto de vista educativo o del conocimiento, podríamos decir que se trata de una obra de consulta que contiene información sistemática sobre diversas áreas del conocimiento, organizadas alfabética o temáticamente.

Si "Enciclopedias como Asunto" se refiere a un asunto médico en particular, podría interpretarse como el estudio o la investigación de diferentes aspectos relacionados con las enciclopedias médicas, como su historia, desarrollo, contenido, estructura, impacto en la práctica clínica y la educación médica, entre otros.

Sin un contexto más específico, es difícil proporcionar una definición médica precisa de "Enciclopedias como Asunto".

Los fijadores externos, también conocidos como dispositivos de contención externa, son aparatos ortopédicos utilizados en traumatología y cirugía ortopédica para mantener alineadas y estabilizadas fracturas óseas y luxaciones articulares. Consisten en barras, varillas o tubos unidos a una estructura rígida que se sujeta al cuerpo mediante diferentes tipos de fijación, como tornillos, clavijas, bandas elásticas o correas.

Existen diversos tipos de fijadores externos, entre los que se incluyen:

1. Fijador de Ilizarov: Inventado por el cirujano ruso Gavriil Abramovich Ilizarov en la década de 1950, este fijador consiste en anillos metálicos unidos por varillas transversales y longitudinales. Los anillos se colocan alrededor de la extremidad afectada y se sujetan mediante alambres que atraviesan el hueso y los tejidos blandos. Este tipo de fijador permite realizar correcciones graduales de deformidades óseas y articulares, así como alargamientos controlados de huesos cortos o ausentes.

2. Fijador de Taylor Spatial Frame: Es un sistema de fijación externa computerizado que permite corregir deformidades complejas del miembro inferior, como las producidas por secuelas de poliomielitis, enfermedades congénitas o accidentes graves. El marco está formado por seis varillas unidas a dos anillos alfa y dos anillos beta, que se ajustan mediante tornillos para conseguir la corrección deseada. La planificación y seguimiento del tratamiento se realiza con software específico que calcula los movimientos necesarios en cada fase del proceso.

3. Fijador de monotubo de Wagner: Consiste en un tubo metálico hueco que se une a dos varillas unidas a placas de acero colocadas sobre el hueso. Se utiliza principalmente para tratar fracturas complejas o infectadas del miembro inferior, ya que permite estabilizar la extremidad y facilitar el drenaje de posibles infecciones.

4. Fijador de Orthofix: Es un sistema modular de fijación externa que consta de varillas unidas a placas metálicas colocadas sobre el hueso. Se utiliza principalmente para tratar fracturas complejas o infectadas del miembro superior e inferior, así como para corregir deformidades óseas y articulares.

Los fijadores externos ofrecen varias ventajas sobre los métodos tradicionales de tratamiento de fracturas y deformidades óseas:

- Permiten mantener la alineación y estabilidad del hueso durante el proceso de curación, incluso en casos de fracturas abiertas o infectadas.
- Facilitan el acceso a la zona afectada para realizar procedimientos quirúrgicos adicionales, como el lavado y drenaje de infecciones.
- Permiten corregir gradualmente las deformidades óseas mediante la adaptación del fijador externo, lo que reduce la necesidad de cirugías adicionales.
- Son una alternativa a los injertos óseos en casos de pérdida de sustancia ósea importante.

Sin embargo, también presentan algunas desventajas:

- Pueden ser incómodos y limitar la movilidad del paciente durante el período de tratamiento.
- Existe un riesgo de infección en la piel y los tejidos circundantes debido al contacto directo con el fijador externo.
- Requieren un seguimiento regular por parte del equipo médico para asegurar una correcta adaptación y evitar complicaciones.

En conclusión, los fijadores externos son una herramienta útil en el tratamiento de fracturas complejas, infecciones óseas y deformidades óseas. Aunque presentan algunas desventajas, su capacidad para adaptarse y corregir gradualmente las deformidades óseas los convierte en una alternativa atractiva a los injertos óseos y otras técnicas quirúrgicas más invasivas.

MedlinePlus es un servicio de información de salud proporcionado por la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Ofrece información confiable y de alta calidad sobre enfermedades, condiciones y wellness, así como temas de salud para el consumidor. La información está disponible en inglés y español y es escrita en un lenguaje fácil de entender. También proporciona acceso a los recursos de salud de la National Library of Medicine, incluidos artículos médicos revisados por profesionales en PubMed, ensayos clínicos y estudios de salud, así como herramientas interactivas para ayudar a las personas a comprender mejor su salud.

AMP cíclico, o "cAMP" (de su nombre en inglés, cyclic adenosine monophosphate), es un importante segundo mensajero intracelular en las células vivas. Es una molécula de nucleótido que se forma a partir del ATP por la acción de la enzima adenilato ciclasa, y desempeña un papel crucial en la transducción de señales dentro de las células.

La formación de cAMP está regulada por diversas vías de señalización, incluyendo los receptores acoplados a proteínas G y las proteínas G heterotriméricas. Una vez formado, el cAMP activa una serie de proteínas kinasa, como la protein kinase A (PKA), lo que lleva a una cascada de eventos que desencadenan diversas respuestas celulares, como la secreción de hormonas, la regulación del metabolismo y la diferenciación celular.

La concentración de cAMP dentro de las células está controlada por un equilibrio entre su formación y su degradación, catalizada por la enzima fosfodiesterasa. El cAMP desempeña un papel fundamental en muchos procesos fisiológicos y patológicos, como el metabolismo de glucosa, la respuesta inflamatoria, el crecimiento celular y la apoptosis.

El alargamiento óseo es un procedimiento quirúrgico que se realiza para aumentar la longitud de un hueso. Esto puede ser necesario en algunas situaciones clínicas, como por ejemplo en el caso de personas con miembros cortos a causa de una enfermedad congénita o traumática.

Existen diferentes técnicas para realizar este procedimiento, pero la más común consiste en cortar el hueso en dos partes y luego separarlas gradualmente durante un período de tiempo, lo que permite que el cuerpo produzca nuevo tejido óseo en la brecha. Durante este proceso, se utiliza una fijación externa para mantener las dos partes del hueso en la posición correcta y asegurar una correcta alineación.

El proceso de alargamiento óseo puede ser doloroso y requiere un período de rehabilitación prolongado, pero puede mejorar significativamente la calidad de vida de algunas personas con miembros cortos. Es importante que este procedimiento sea realizado por un cirujano ortopédico experimentado y que se sigan todas las instrucciones y recomendaciones médicas durante el proceso de recuperación.

La técnica de Ilizarov es un método de cirugía ortopédica utilizado para el alargamiento y reconstrucción ósea. Fue desarrollada por el Dr. Gavriil Abramovich Ilizarov en Rusia a fines de la década de 1950.

La técnica implica la aplicación de un marco circular externo a la extremidad afectada, que está compuesto por varillas metálicas unidas por tornillos y pernos. A través de pequeñas incisiones, los alambres se insertan en el hueso y se conectan al marco.

Una vez aplicado el marco, se puede realizar un corte controlado en el hueso (osteotomía) mientras el paciente lleva el marco. La separación gradual de los extremos del hueso se logra mediante la rotación diaria de tornillos especiales en el marco, lo que resulta en la formación de nuevo tejido óseo (consolidación) entre los extremos del hueso.

Este proceso se conoce como distracción osteogénesis y permite alargar gradualmente el hueso y mejorar su forma, longitud y alineación. La técnica también puede utilizarse para corregir deformidades óseas y articulares complejas, así como para tratar lesiones y enfermedades óseas graves.

La técnica de Ilizarov ha demostrado ser una opción efectiva en el tratamiento de diversas afecciones ortopédicas, incluidos los defectos óseos congénitos o adquiridos, las fracturas complicadas, la artrosis y la reconstrucción pos-traumática. Sin embargo, requiere un período prolongado de hospitalización y un cuidadoso seguimiento clínico y radiológico para garantizar una correcta consolidación ósea y evitar complicaciones.