Los atrios cardíacos son las dos cavidades superiores del corazón, también conocidas como aurículas. El atrio derecho recibe la sangre venosa desoxigenada del cuerpo y la envía al ventrículo derecho a través de la válvula tricúspide. Por otro lado, el atrio izquierdo recibe la sangre oxigenada de los pulmones a través de las venas pulmonares y la envía al ventrículo izquierdo a través de la válvula mitral. Los atrios cardíacos desempeñan un papel importante en el bombeo eficaz de la sangre a través del cuerpo, ya que se encargan de recibir y bombear la sangre hacia los ventrículos durante cada latido cardíaco.

El corazón es un órgano muscular hueco, grande y generally con forma de pera que se encuentra dentro del mediastino en el pecho. Desempeña un papel crucial en el sistema circulatorio, ya que actúa como una bomba para impulsar la sangre a través de los vasos sanguíneos (arterias, venas y capilares) hacia todos los tejidos y órganos del cuerpo.

La estructura del corazón consta de cuatro cámaras: dos aurículas en la parte superior y dos ventrículos en la parte inferior. La aurícula derecha recibe sangre venosa desoxigenada del cuerpo a través de las venas cavas superior e inferior, mientras que la aurícula izquierda recibe sangre oxigenada del pulmón a través de las venas pulmonares.

Las válvulas cardíacas son estructuras especializadas que regulan el flujo sanguíneo entre las cámaras del corazón y evitan el reflujo de sangre en dirección opuesta. Hay cuatro válvulas cardíacas: dos válvulas auriculoventriculares (mitral y tricúspide) y dos válvulas semilunares (pulmonar y aórtica).

El músculo cardíaco, conocido como miocardio, es responsable de la contracción del corazón para impulsar la sangre. El sistema de conducción eléctrica del corazón coordina las contracciones rítmicas y sincronizadas de los músculos cardíacos. El nodo sinusal, ubicado en la aurícula derecha, es el principal marcapasos natural del corazón y establece el ritmo cardíaco normal (ritmo sinusal) de aproximadamente 60 a 100 latidos por minuto en reposo.

El ciclo cardíaco se divide en dos fases principales: la diástole, cuando las cámaras del corazón se relajan y llenan de sangre, y la sístole, cuando los músculos cardíacos se contraen para impulsar la sangre fuera del corazón. Durante la diástole auricular, las válvulas mitral y tricúspide están abiertas, permitiendo que la sangre fluya desde las aurículas hacia los ventrículos. Durante la sístole auricular, las aurículas se contraen, aumentando el flujo de sangre a los ventrículos. Luego, las válvulas mitral y tricúspide se cierran para evitar el reflujo de sangre hacia las aurículas. Durante la sístole ventricular, los músculos ventriculares se contraen, aumentando la presión intraventricular y cerrando las válvulas pulmonar y aórtica. A medida que la presión intraventricular supera la presión arterial pulmonar y sistémica, las válvulas semilunares se abren y la sangre fluye hacia los vasos sanguíneos pulmonares y sistémicos. Después de la contracción ventricular, el volumen sistólico se determina al restar el volumen residual del ventrículo del volumen telediastólico. El gasto cardíaco se calcula multiplicando el volumen sistólico por el ritmo cardíaco. La presión arterial media se puede calcular utilizando la fórmula: PAM = (PAS + 2 x PAD) / 3, donde PAS es la presión arterial sistólica y PAD es la presión arterial diastólica.

La función cardíaca se puede evaluar mediante varias pruebas no invasivas, como el ecocardiograma, que utiliza ondas de sonido para crear imágenes en movimiento del corazón y las válvulas cardíacas. Otras pruebas incluyen la resonancia magnética cardiovascular, la tomografía computarizada cardiovascular y la prueba de esfuerzo. La evaluación invasiva de la función cardíaca puede incluir cateterismos cardíacos y angiogramas coronarios, que permiten a los médicos visualizar directamente las arterias coronarias y el flujo sanguíneo al miocardio.

La insuficiencia cardíaca es una condición en la que el corazón no puede bombear sangre de manera eficiente para satisfacer las demandas metabólicas del cuerpo. Puede ser causada por diversas afecciones, como enfermedades coronarias, hipertensión arterial, valvulopatías, miocardiopatías y arritmias. Los síntomas de la insuficiencia cardíaca incluyen disnea, edema periférico, taquicardia y fatiga. El tratamiento de la insuficiencia cardíaca puede incluir medicamentos, dispositivos médicos y cirugías.

Los medicamentos utilizados para tratar la insuficiencia cardíaca incluyen diuréticos, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), antagonistas de los receptores de angiotensina II (ARA II), bloqueadores beta y antagonistas del receptor mineralocorticoide. Los dispositivos médicos utilizados para tratar la insuficiencia cardíaca incluyen desfibriladores automáticos implantables (DAI) y asistencias ventriculares izquierdas (LVAD). Las cirugías utilizadas para tratar la insuficiencia cardíaca incluyen bypasses coronarios, reemplazos valvulares y trasplantes cardíacos.

La prevención de la insuficiencia cardíaca puede incluir estilos de vida saludables, como una dieta equilibrada, ejercicio regular, control del peso y evitar el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol. El tratamiento oportuno de las afecciones subyacentes también puede ayudar a prevenir la insuficiencia cardíaca.

La frecuencia cardíaca, en términos médicos, se refiere al número de veces que el corazón late por minuto. Se mide normalmente por palpación del pulso, que puede ser percibido en diferentes partes del cuerpo donde las arterias se aproximan a la superficie de la piel, como en el cuello, el interior del codo o la muñeca.

La frecuencia cardíaca varía fisiológicamente en respuesta a diversos estímulos y condiciones. En reposo, una frecuencia cardíaca normal para un adulto se encuentra generalmente entre 60 y 100 latidos por minuto. Sin embargo, esta cifra puede cambiar considerablemente según factores como la edad, el estado de salud, el nivel de actividad física o la presencia de enfermedades cardiovasculares.

Es importante monitorizar la frecuencia cardíaca ya que su alteración puede ser indicativa de diversas patologías o complicaciones de salud. Además, durante ejercicios o actividades que requieran un esfuerzo físico intenso, mantener una adecuada frecuencia cardíaca máxima permite optimizar los beneficios del entrenamiento sin sobrecargar el sistema cardiovascular.