Una úlcera péptica hemorrágica es una complicación de una úlcera péptica, que son lesiones abiertas en la mucosa del estómago o duodeno. Estas úlceras se desarrollan generalmente como resultado de una infección por la bacteria Helicobacter pylori o como efecto secundario del uso prolongado de antiinflamatorios no esteroides (AINEs).

Una úlcera péptica hemorrágica se caracteriza por el sangrado en o alrededor de la úlcera. Puede variar desde un sangrado lento y crónico, que causa anemia ferropénica, hasta un sangrado agudo severo, que puede conducir a una hemorragia digestiva alta y shock hipovolémico. Los síntomas pueden incluir vómitos con sangre (hematemesis) o deposiciones negras y alquitranadas (melena), debilidad, mareos y desmayos.

El tratamiento de una úlcera péptica hemorrágica generalmente implica medidas para controlar el sangrado, como la administración de medicamentos que reduzcan la acidez gástrica, inyecciones de epinefrina o cauterización mediante procedimientos endoscópicos. En casos graves, puede ser necesaria una cirugía para reparar el daño vascular y detener el sangrado.

La úlcera péptica es una lesión en la membrana mucosa del revestimiento gástrico o duodenal, lo que resulta en una erosión profunda que penetra más allá de la capa superficial. Puede causar dolor abdominal, náuseas, vómitos y, en casos graves, sangrado o perforación. La mayoría de las úlceras pépticas son causadas por una infección bacteriana por Helicobacter pylori (H. pylori) o el uso prolongado de antiinflamatorios no esteroideos (AINE). El tratamiento generalmente implica la erradicación de H. pylori, si está presente, y medidas para proteger y promover la curación de la mucosa gástrica.

La úlcera péptica perforada es una complicación grave de la úlcera péptica, una lesión abierta en el revestimiento del estómago o duodeno. Se produce cuando la úlcera atraviesa completamente todas las capas del tejido y forma un agujero en la pared del órgano. Esta condición puede ser potencialmente mortal si no se trata de inmediato, ya que el contenido ácido del estómago puede drenar en la cavidad abdominal, causando peritonitis e incluso shock séptico. Los síntomas más comunes incluyen dolor abdominal repentino y severo, fiebre alta, náuseas y vómitos. El tratamiento generalmente implica cirugía de emergencia para reparar la perforación y, en algunos casos, extirpación parcial o total del estómago.

Una úlcera gástrica es una lesión abierta y crónica en la mucosa del estómago que penetra en las capas más profundas de la pared gástrica. Se caracteriza por períodos de dolor agudo, generalmente aliviado con la ingesta de alimentos o antiácidos, y por episodios de sangrado que pueden variar desde leves (que causan anemia ferropénica) hasta graves (que provocan hemorragias digestivas altas).

Las úlceras gástricas suelen ser causadas por una infección bacteriana por Helicobacter pylori, aunque también pueden deberse al uso prolongado de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), el tabaquismo y factores genéticos. El diagnóstico se realiza mediante pruebas como la endoscopia, el test de ureasa breath y los análisis de sangre para detectar anticuerpos contra H. pylori.

El tratamiento suele implicar una combinación de antibióticos para eliminar la infección por H. pylori, si está presente, y medicamentos para reducir la acidez gástrica y promover la curación de la úlcera. Se recomienda también evitar los factores desencadenantes, como el tabaco y los AINEs. La cirugía solo se considera en casos graves o recurrentes que no responden al tratamiento médico.