Los ácidos ciclohexanocarboxílicos son una clase de compuestos orgánicos que consisten en un anillo de ciclohexano con un grupo carboxilo (-COOH) unido a él. El grupo carboxilo le da al compuesto propiedades ácidas, lo que significa que puede donar un protón (un ion de hidrógeno, H+) y formar un anión (una especie cargada negativamente).

Existen varios isómeros estructurales de ácidos ciclohexanocarboxílicos, dependiendo de la posición del grupo carboxilo en el anillo de ciclohexano. El más simple y común es el ácido ciclohexanocarboxílico, donde el grupo carboxilo está unido al carbono número 1 en el anillo.

Estos ácidos tienen varias aplicaciones en la industria química y farmacéutica, como intermedios en la síntesis de productos más complejos. También pueden encontrarse naturalmente en algunas plantas y microorganismos.

En el cuerpo humano, los ácidos ciclohexanocarboxílicos no desempeñan ninguna función conocida, y su exposición puede ocurrir a través del contacto con productos químicos que contienen estos compuestos. La exposición excesiva a algunos de estos ácidos puede causar efectos adversos en la salud, como irritación de la piel y los ojos, náuseas y vómitos, y daño hepático y renal.