Los ácidos cetoglutáricos son compuestos orgánicos que desempeñan un papel importante en el metabolismo de las células. Se forman durante el proceso de oxidación de los ácidos grasos en el ciclo de Krebs, donde se convierten en una forma de energía utilizada por el cuerpo.

En condiciones normales, el cuerpo produce pequeñas cantidades de ácidos cetoglutáricos como parte del metabolismo normal. Sin embargo, en ciertas situaciones, como en la dieta cetogénica o durante períodos de ayuno prolongado, la producción de estos ácidos puede aumentar significativamente.

En algunas enfermedades metabólicas, como la acidemia glutárica, la acumulación de ácidos cetoglutáricos y sus derivados puede causar una serie de síntomas, como retraso del desarrollo, convulsiones y problemas renales. El tratamiento de estas enfermedades suele incluir cambios en la dieta y la administración de suplementos nutricionales para ayudar a controlar los niveles de ácidos cetoglutáricos en el cuerpo.