Utilizado como solvente, en la fabricación de insecticidas y en el tratamiento de los boniatos antes de la siembra. Puede causar naúseas, vómitos, dolores en la cabeza y el pecho, estupor. Irrita las mucosas y causa degeneración renal y hepática.